ABONOS VERDES I : Plantas que enriquecen el suelo.

Por: Lina Fierro

A pesar del compost y los biofertilizantes que aplicábamos a algunas de las camas de Milagros Urbanos que estaban en producción desde el año 2012, las plantas ya no estaban creciendo tan rápido y tan hermosas como antes, así que hace un par de semanas decidimos sembrar algunas especies de plantas que crecen rápido y luego las re-incorporaremos en el suelo. Esta técnica es conocida como abonado en verde y puede reemplazar lo que en agricultura se conoce como el barbecho o dejar descansar la tierra.

Hemos escogido plantas de crecimiento rápido y abundante, que no sean demandantes de nutrientes. Hay muchísimas especies que sirven para este propósito, principalmente de 3 familias:

Leguminosas: Esta familia se asocia con bacterias que fijan de nitrógeno (N) de la atmósfera, lo que quiere decir que atrapan el nitrógeno del aire y lo hacen disponible para las plantas. Hacen su trabajo tan bien, que dejan N disponible para el siguiente cultivo. También, por sus largas raíces que alcanzan hasta 1 metro de longitud, mejoran el terreno compactado. Hay muchísimas especies de leguminosas que crecen en clima frío y ademas producen semillas comestibles. Nosotros escogimos fenogreco (Trigonella foenum-graecum), fríjol rojo, fríjol blanquillo (Phaseolus vulgaris), fríjol mungo (Vigna radiata), lenteja (Lens culinaris), garbanzo (Cicer arietinum), arveja (Pisum sativum) y fríjol asiático (Vigna unguiculata). Otras especies pueden ser los tréboles (Trifolium sp.), la alfalfa, y las habas (Vicia faba). Se pueden incorporar al suelo cuando haya suficiente vegetación, aunque el momento óptimo es cuando está el cultivo en plena floración. Debes mirar que es lo que mas te conviene de acuerdo a la planeación de tu cultivo.

Gramíneas: Sembramos trigo kamut (Triticum turgidum) y avena (Avena sativa). Las plantas de esta familia sembradas junto a leguminosas, ayudan a elaborar humus estable en el suelo directamente. Absorben nutrientes que están en el suelo ayudando a retenerlos para el siguiente cultivo. Ademas sus raíces ablandan el suelo superficial. Otra planta muy utilizada es el centeno (Secale cereale).

Crucíferas: Tienen un desarrollo rápido. Durante este, acumulan nutrientes en sus partes. Gracias al incremento en microorganismos que provocan en el suelo, aumenta la actividad disolviendo compuestos insolubles como el fósforo, dejando excedentes en cantidades importantes para nuestro siguiente cultivo. La próxima vez seguro escogeremos algunas plantas de esta familia. Las especies más comunes  en esta práctica son el nabo forrajero (Brassica napus var. Oleífera), la mostaza blanca (Sinapis alba), el rábano forrajero (Raphanus raphanistrum), entre otras.

Con la incorporación de estos abonos verdes, esperamos varios beneficios en el suelo, entre ellos:

  • Estimular la actividad biológica del suelo gracias a exudados de las raíces y la descomposición posterior del material vegetal en el suelo.
  • Mejorar la estructura del suelo.
  • Proteger el suelo de la desecación y erosión.
  • Asegurar la renovación de materia orgánica en forma de humus.
  • Enriquecer el suelo en nitrógeno.

Ya llevamos tres semanas y aquí les dejamos algunas fotos! Ahora sabemos cómo se ven muchas plantas que no conocíamos de primera mano! Mas adelante les contaremos de los resultados y les mostraremos a las plantas ya más grandes.

IMG_8615

Arveja

IMG_8622Lenteja

 

IMG_8618

Trigo kamut

Esperamos te animes a intentarlo y nos cuentes que especies sembraste y como te fue con ellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *