Por: Lina Fierro.

Si estás leyendo este artículo, muy probablemente tienes curiosidad de por qué se han satanizado tanto los alimentos transgénicos, o por qué nunca habías escuchado sobre ellos? Esperamos entregarte un panorama completo de algo que nos quieren esconder porque ni siquiera se tiene certeza del beneficio o perjuicio que a futuro pueden tener estos alimentos. Por ahora dejemos claras dos premisas:

  1. Los GMO no son sostenibles.
  2. Si lo que comes no es orgánico, es casi seguro que contiene GMO

Millones de personas en Alemania, Sudáfrica, México, India, Italia, entre otros países se han levantado y unido fuerzas para resistirse ante la entrada de plantas genéticamente modificadas a sus sistemas agrícolas, y otros millones de consumidores están exigiendo que los alimentos que contengan este tipo de plantas sean etiquetados como tal. Mientras tanto, Monsanto, el gran desarrollador y poseedor de las plantas transgénicas, cierra las puertas ante los ciudadanos inquietos, tiene parte en los gobiernos y vigila agricultores para proteger sus patentes.

Empecemos por aclarar aquí los puntos uno por uno.

¿Qué es un GMO? Estas son las siglas en inglés de Organismo Genéticamente Modificado. Básicamente resulta de la utilización de técnicas de ingeniería genética para modificar los genes de un organismo vivo o introducir en él genes de otro organismo de una especie diferente. En cualquier caso, ésto no ocurriría naturalmente, es decir, ni por entrecruzamiento ni por recombinación. Los genes son las estructuras que contienen la información codificada para el desarrollo de cada ser vivo, similar en cada especie, pero única en cada individuo. Están empaquetados en forma de cromosomas en cada una de las células que nos componen y a partir de ellos se desarrollan fisiológicamente los individuos. El ser humano descubrió en el año 1973 que podía hacer esto y en 1980 se patentó el primer organismo creado: una bacteria devoradora de petróleo. Notemos aquí algo: Desde este año se legalizó el poder patentar naturaleza en Estados Unidos, lo cual quiere decir que ya no le pertenece a la naturaleza, sino a quien posee dicha patente! Desde entonces se han encontrado muchos usos como modificar las características de un feto, curar enfermedades genéticas, crear microorganismos extraordinarios, en fin.  Han habido al respecto muchos debates éticos, la mayoría inconclusos.

La empresa Monsanto, al mismo tiempo que científicos de otros países lograron poner genes de otros organismos dentro de una planta en 1983. Luego empezaron a crear plantas comestibles muy prometedoras comercialmente. A la fecha, Monsanto posee el 80% de las semillas transgénicas y el otro 20% está repartido entre Aventis, Syngenta, BASF y DuPont. Te das cuenta? Es un monopolio, y esto es trascendental, ya lo verás.

Monsanto-logo

Entonces, para verlo de una manera simple pero suficientemente profunda, existen básicamente dos grandes tipos de plantas genéticamente modificadas (GM):

  • Plantas productoras de pesticidas, llamadas Bt, a las que se les han introducido un gen de una bacteria (Bacillus thuringiensis), que produce una enzima insecticida. De esta manera cuando los insectos plagas muerden la hoja, mueren. Esto reemplaza por completo el uso del insecticida tradicional. Entre las más importantes de este tipo están la soya, el algodón, el maíz y la berenjena.
  • Plantas tolerantes a herbicidas, con un gen de otra bacteria que es resistente a herbicidas muy fuertes industrialmente usados como el glifosato y glufosinato. Entonces cuando los cultivos son rociados con grandes cantidades de estos, todas las demás plantas diferentes al cultivo van a morir indefectiblemente (al menos así se pensaba que sería por siempre). Las empresas garantizan entonces la cosecha sólo si se usa su herbicida, como un paquete tecnológico. Por ejemplo Monsanto proporciona las semillas “Roundup Ready” (RR) con el herbicida “Roundup” (Glifosato). Algunos ejemplos son el algodón, maíz y la canola.

Existen también otras plantas modificadas genéticamente no tan comunes, como:

  • Resistencia a virus: Papaya y calabaza
  • Resistencia a la sequía: El maíz DroughtGardTM, ampliamente usado en USA desde el 2014. Según El proyecto “Maíz de consumo eficiente de agua para África” (WEMA), éste será donado a algunos países de África. También la caña de azúcar.
  • Maduración retardada: Es el caso del tomate FlavrSavr, uno de los primeros alimentos transgénicos. Fracasó comercialmente y salió del mercado
  • Mejoras nutricionales: Por ejemplo la papa InnateTM disminuye la formación de un compuesto probablemente carcinógeno en la papa a altas temperaturas de cocción. También está la papa Amflora que contiene mas almidón.

Ahora si entremos a poner algunos puntos álgidos sobre la mesa. Yo expondré opiniones, y te pido que hagas lo mismo con la mayor libertad.

Medio ambiente

 La introducción de una planta GMO en general empieza a alterar el equilibrio del ecosistema dentro de la zona donde se encuentra. Si un agricultor ha decidido sembrar en su terreno una semilla GMO, cuando este cultivo se encuentre en etapa reproductiva va a polinizar todos los cultivos vecinos, y entonces la semilla que producirán dichos cultivos tiene una alta probabilidad de adquirir el gen modificado por herencia. Una vez estas semillas sean sembradas, lo más probable es que si una plaga de polillas ataca el cultivo, que sólo se desarrollen las GMO variedad Bt, al igual que sobrevivirán al herbicida grifotas sólo las plantas RR. A esto se le denomina contaminación genética. Esto también conlleva a que las variedades nativas de algunas plantas vayan desapareciendo aún mas rápido, al ser reemplazada por un monocultivo GM debido a su alta productividad.

www.gmoevidence.com

www.gmoevidence.com

 

Por otro lado, la naturaleza funciona de tal manera que las relaciones entre dos organismos sean cada vez mas especializadas si se hace necesario. Esto significa que si una gran extensión de tierra está cultivada con una planta Bt , tarde o temprano, las pequeñas orugas a la que la planta resiste, se volverán resistentes a su vez a la toxina producida para poder alimentarse. Esto sucede a lo largo de varios años, después de muchas generaciones de estos insectos. Este era uno de los puntos que preocupaban a los primeros grupos en rechazar los GMO. Hoy en día, tras el paso de algunas décadas, ya hay insectos plaga resistentes a la toxina Bt, conocidos como super bichos. Entre éstos el voraz gusano del algodón (Helicoverpa zea) que se alimenta de la toxina creada para destruirlo. Algo parecido sucede con la tolerancia a los herbicidas como el Roundup, y debido a esto ya existen también plantas invasoras de cultivos que no se pueden controlar porque han generado la misma tolerancia.

Finalmente, hemos llegado a unas proporciones insostenibles de monocultivos de plantas transgénicas en el mundo. Ya no es un asunto de producir comida para aumentar la seguridad alimentaria, sino para alimentar vacas, hacer biocombustibles, y en últimas generar riquezas ilimitadas con recursos limitados. Aun en la selva amazónica se están deforestando grandes cantidades de suelo para sembrar soya principalmente destinadas a alimentar ganado.

En el mundo, Estados Unidos, Brasil y Argentina son los países con mas hectáreas cultivadas con variedades transgénicas. Si quieres estar mejor informado acerca de las cifras, aquí las encontrarás: Agrobio.org 

En Colombia se siembran transgénicos desde el 2002. Para el 2014, el 89 % del algodón cultivado era transgénico (RR/Bt) y el 19% de maíz (RR/Bt), con un total de 118.899 hectáreas de GMO. También se cultivan claveles y rosas de pétalos azules.

Salud

Aunque un grupo radical nos ha querido aterrorizar desde el principio diciendo que los GMO son causa de enfermedades, hasta la fecha esto no ha sido probado por estudios científicos objetivos, de publicación transparente y con suficiente tiempo para evaluar efectos.  Sin embargo ésto no quiere decir que hayan sido probados como seguros.

Lo que es claro es que la FDA (Administración de Comidas y Medicamentos) de Estados Unidos aceptó el uso de GMO bajo la categoría G.R.A.S (Generalmente Reconocidas como Seguras), lo que quiere decir que como su uso en la comida ha sido reconocido como seguro por los expertos está exenta de cumplir los estándares de tolerancia de la FDA. ¿Te estás dando cuenta? Nos están dando plantas que producen herbicidas antinaturales como seguras sin pasar por la regulación! ¿Dónde está el principio de precaución respecto a lo desconocido?

El Dr. Gilles-Eric Seralini lleva 2 años investigando independientemente, y ha encontrado efectos nocivos del cultivo del maíz RR . En experimentos con ratas, después de 4 meses el hígado y los riñones habían sido afectados, y muchas habían formado tumores mamarios a los 4 y 5 meses al ser alimentadas con maíz GM y dosis del herbicida Roundup, y sus niveles de hormonas sexuales se habían afectado. Según el Dr. Seralini, el problema no es la semilla como tal, sino el herbicida que nos estamos comiendo en cantidades inaceptables hace unos años. Visita su página y te darás cuenta del trabajo al que ha dedicado su vida y las pruebas que han sido apoyadas internacionalmente, aunque opacadas por la industria: http://www.gmoevidence.com

Sociedad

Esta es la otra cara de la moneda, que tendemos a olvidar cuando hablamos de estos asuntos tan medioambientales. Y si, esto tiene que ver con todos nosotros, pues se están apropiando de la naturaleza, gran parte de la comida ahora tiene dueño!

Como dije anteriormente, Monsanto posee la patente de 80% de las semillas transgénicas, lo que significa que el agricultor que haya decidido sembrar sus semillas, debe comprarlas siempre que cultive de nuevo. Sacar semillas de las plantas patentadas para volver a sembrarlas es ilegal. De hecho, estas compañías tienen detectives a cargo de vigilar y perseguir a quien sea necesario, en caso de encontrar el gen modificado en un cultivo sin que las semillas hayan sido provistas. Un documental muy recomendado es Food Inc., donde podrás tener una visión más amplia de cómo un monopolio de la alimentación como Monsanto en los Estados Unidos puede afectar a tantas personas directamente. Podríamos decir que el único consuelo que al agricultor le queda es la posesión en la tierra, pues quien lo controla es quien posee la semilla.

http://www.theguardian.com/world/2012/may/15/india-gm-cotton-bayer

Algodon Bt en India. www.theguardian.com

 

Haití es uno de los países que han protestado ávidamente en contra del ingreso de las semillas GM a sus tierras, y de la que hay que aprender mucho. El documental GMO OMG, de Jeremy Sievert, nos da a conocer la posición de algunos habitantes de las comunidades hacia la donación que Monsanto hizo de 475 toneladas de semillas de maíz y vegetales GM en el año 2010. Ellos afirmaban que Monsanto no estaba buscando ayudarles a combatir el hambre, sino ganar dinero. Para ellos, aceptarlas sería perder la soberanía sobre las semillas de su tierra, que en su concepto de vida no deben pertenecerle a nadie y son para compartirlas con todos. Ellos sabían que una vez cambiaran sus cultivos por las pocas variedades ofrecidas, ya no podrían sembrar de nuevo sus propias semillas y perderían la diversidad que ahora la tierra les ha regalado. Mientras tanto, a nosotros nos están jugando la misma estrategia, pero estamos demasiado desconectados de la tierra como sociedad, ocupados en los negocios, como para percatarnos.

Haiti marcha contra Monsanto. www.salvalaselva.org ha-monsanto-de-haiti

Haiti marcha contra Monsanto. www.salvalaselva.org

La tierra tiene por sí sola la capacidad de producir comida para todos y lo esta haciendo. El problema es que no esta bien distribuida. Así que el discurso de las grandes compañías propietarias de las semillas patentadas acerca de su pura intención de disminuir el hambre en el mundo a través de la ingeniería genética está en tela de juicio. ¿Acaso el aumento de alimentos en estos últimos años ha disminuido el hambre de alguna nación? En cambio, más de la mitad de la soya transgénica en Argentina y Brasil es utilizada para alimentar animales de cría en Europa. Por poner otro ejemplo, casi todos los alimentos procesados en Estados Unidos tienen jarabe de maíz GM o lecitina de soya GM, que usan como endulzante, aditivo o adhesivo, y son una de las causas de obesidad y diabetes.

No nos permiten saber si lo que compramos y consumimos a diario está hecho o tiene derivados de alimentos transgénicos. Mas de 60 países en el mundo exigen que por ley que se etiqueten los productos GMO, pues les da la capacidad de elegir si quieres consumirlos o no, así como con cualquier otro ingrediente que los alimentos puedan tener. En Estados Unidos ha sido una demanda constante de muchos consumidores, sin embargo las corporaciones luchan en contra. ¿Seguiremos permitiendo en Colombia que se nos arrebate nuestra soberanía alimentaria o tomaremos el poder que tenemos como consumidores sobre lo que nos venden?

Como siempre, después de tanta información, proponemos algunas acciones que como consumidor puedes tomar.

  1. Elegir en lo posible productos libres de GMO. Esto si bien es complicado por la falta de etiquetado, si se pueden evitar en gran medida. Con seguridad, los productos orgánicos no tienen GMO por sus mismas políticas de regulación. Otra opción es comprar directamente a los productores agroecológicos, ya sea en mercados campesinos o a través de redes de distribución que te permitan conocer a los productores, como los que citamos en nuestro artículo “Comida local y sostenible”.

En cuanto a los productos procesados, hay que tener en cuenta cuáles contienen plantas que tienen una alta probabilidad de ser transgénicas, como por ejemplo el trigo, la soya y el maíz, que están en casi todos los paquetes y galletas.

  1. Si eres sembrador, urbano o rural, puedes guardar las semillas, hacer una especie de colección (mas adelante haremos un artículo al respecto) y propender por la conservación de la diversidad, pues será prácticamente una estrategia de supervivencia en el futuro cercano. Si aún no eres sembrador pero quisieras sembrar, nosotros hemos diseñado cursos con todo lo que necesitas para sembrar en tu balcón, terraza o patio, aquí en Bogotá.

mazorca

  1. Podemos unirnos para presionar a los gobiernos para exigir el etiquetado de los GMO. Poco a poco lo podemos lograr como lo han hecho en otros países.
  2. Podemos proponer una certificación de No-GMO. En Estados Unidos hay un grupo que promueve algo similar llamado Non-GMO Project y han verificado a los más de 34,000 productos que tienen este sello. También tienen una página que puede ser muy útil para informarte acerca de la vida sin GMO: http://livingnongmo.org

images

Después de todo esto nos queda una gran inquietud: ¿Ha creado Dios las cosas imperfectas para que tengamos que mejorarlas? ¿No será más bien que la raza humana ha sido tan codiciosa que ha sobreexplotado la tierra a tal punto de disminuir su capacidad productiva y los transgénicos son tan solo una idea más para seguir sacando riqueza económica de lo poco que queda de nuestro planeta? Acaso no ha demostrado la evidencia que cada vez que el ser humano modifica los ecosistemas los efectos son nefastos y se rompe el perfecto equilibrio que Dios diseñó en la naturaleza?

Estamos atentos a tus comentarios y no olvides suscribirte a nuestro blog.

Documentales y lecturas recomendadas

Food Inc.

GMO OMG

http://www.thebalancingact.com/non-gmo-project/

http://livingnongmo.org