Por: Lina Fierro

La vida es un milagro. Aunque la ciencia y la razón buscaran desesperadamente desmentirlo, siempre sabremos que QUIEN esta detrás de su creación es innegable. La germinación de una semilla es tal vez la forma mas evidente de este milagro, cómo una tan diminuta como la de la mostaza puede llegar a ser tan grande y frondosa. Y no sólo ser de alimento para nosotros y otros animales, sino su refugio, nuestra fuente de oxígeno y nuestro vínculo más directo con la tierra.

Una semilla es el fruto de la polinización, la unión de las células femeninas de una planta con las masculinas, en una flor. La existencia misma de esta flor es un homenaje al fenómeno de vida. Dentro de cada semilla está todo lo que una planta necesita para desarrollarse en un principio: Las primeras hojas, el inicio de la raíz y el primer alimento.  El fruto es creado sólo para proteger estas semillas e incitar su germinación!

Es en esto que Milagros Urbanos se ha inspirado, al ver cómo Dios multiplica una semilla en cientos.

IMG_0314 IMG_0190

 

¿Dónde conseguirlas?

Parece una pregunta simple, pero la verdad es que es todo un reto conseguir semillas de alta calidad. En tiendas de jardinería o grandes superficies es casi seguro que encontrarás algunas, no mucha variedad pero suficiente para empezar tu jardín. De otro lado, si quieres ensayar algo que te recuerda posiblemente a los experimentos del colegio, puedes sembrar leguminosas de las que compras para tu propio consumo en un supermercado, como fríjoles, lentejas, garbanzos, procura que sean nacionales porque a algunos granos importados les hacen un tratamiento que impide que germinen. Estas plantas crecen muy bien en Bogotá.

IMG_9074

En Colombia hay marcas muy conocidas de semillas como Impulsemillas y Anasac, que consideramos aceptables para sembrar. Y ¿Por qué digo esto? Porque contienen fungicidas y bactericidas químicos que las protegen de infecciones durante su almacenamiento. Realmente no se sabe si la planta tenga alguna traza significativa de estos venenos una vez crece, pero lo ideal sería por supuesto que estas semillas fueran orgánicas. Y este es nuestro reto principal.

Por otro lado la variedad que se consigue de cada tipo de hortaliza y aromática es muy reducida en estos lugares y pese a todos los químicos que les aplican, en general han pasado mucho tiempo en el estante y la efectividad con la que germinan no es la misma.

Por último, nos están invadiendo los transgénicos y parece no haber escapatoria, sin embargo en este link les dejo una lista de marcas que están afiliadas a Monsanto, la empresa creadora y poseedora de la mayoría de las semillas transgénicas del mundo. Así podrán evitarlas: Marcas de Semillas de Monsanto

Semillas de paquete.

Desafortunadamente, es difícil conseguir semillas orgánicas para comprar en Bogotá y sus alrededores. En la sección de jardinería de Homecenter encontramos algunas semillas orgánicas de marca Anasac. Sin embargo estamos en busca de opciones en otras ciudades, como Coas Colombia en Antioquia. ¿Conoces alguna? Haz tu aporte en los comentarios!

Tan difícil es conseguirlas que bajo las normas de certificación de cultivos orgánicos, se les permite a los productores usar semillas no orgánicas mientras no sean tratadas con los químicos mencionados anteriormente.

Una opción bastante divertida y comunitaria es buscar los coleccionistas de semillas, que son personas e instituciones que se han dedicado a conservar semillas de variedades nativas y están dispuestas a compartirlas y hacer trueques. El Jardín Botánico de Bogotá ha dispuesto un espacio para esta conservación y para el encuentro de personas que están en este movimiento.

IMG_7428

La mejor y más segura forma de obtener semillas orgánicas es haciéndolo tu mismo! Es mas fácil de lo que parece. Sigue leyendo y te daré principios básicos para lograrlo.

Semillas propias.

¡Te invitamos a hacer tu propio banco de semillas! Mucha gente lo viene haciendo en países de Europa y Estados Unidos. Las razones son muchas, y te dejo algunas para que las medites.

  1. La variedad de alimentos que consumimos es cada vez más reducida. De las miles de especies comestibles, el 90% de la alimentación mundial se conforma de 9 solamente. Basta con ver la experiencia de los Estados Unidos, que han perdido en tan solo un siglo el 80% de sus variedades vegetales locales. Entre menos variedad en nuestro plato, menos completa nuestra nutrición. Y si ampliamos un poco la perspectiva, la disminución de la biodiversidad tan acelerada implica que en unas décadas perderemos nuestra comida vegetal autóctona, medicinal y deliciosa, a no ser que construyamos bancos de semillas.
  2. Los alimentos están siendo monopolizados. La comida es el futuro petróleo, y es por eso que el 75% de las semillas están en manos de 4 empresas: Monsanto, DuPont, Syngenta, y Group Limagran. La estrategia consiste en “mejorar” genéticamente todas las semillas consumidas frecuentemente, para poder patentarlas. Con la desaparición de la gran variedad de especies comestibles, estamos en un peligro inminente de no tener acceso libre a la comida. En otras palabras, si conservamos semillas locales, retomamos la soberanía alimentaria e independencia de las grandes corporaciones.
  3. El poder de cultivar tu comida en medio de una crisis alimentaria. Esta más que anunciada. La tierra está exhausta de nuestra explotación y su capacidad para producir comida para todos es cada vez más reducida. Los que sepan cultivar y aprovechar los espacios en la ciudad y fuera de ella, serán los que mejor la afronten.
  4. Solo así aseguras que tus semillas son orgánicas. Obtendrás semillas de tu propio cultivo orgánico, así que conocerás exactamente las condiciones del cultivo y decidirás cómo vas a conservarlas.
  5. Puedes elegir lo mejor de tu cosecha para propagar. Con una selección de lo mas sabroso y vigoroso, tienes altas probabilidades de que eso obtendrás de la siembra de tus semillas en un futuro. Y si además son semillas locales, éstas estarán adaptadas a las condiciones de donde vives.
  6. Te ahorras dinero. Tal vez ahora no será tanto lo que cuestan las semillas, a comparación de su valor en el mercado cuando ya no se consigan de otra manera. Basta ver como los agricultores de nuestro país se están viendo forzados a comprar semillas certificadas por las corporaciones, gracias al TLC que entró en vigor en el año 2012 . Te invitamos a leer un poco más en http://www.leyesdesemillas.com/colombia/comercio-de-semillas/

¿Cómo obtenerlas?

Es aconsejable destinar un área lo más aislada en tu jardín a la producción de semillas. Eliges unas pocas plantas representativas de cada una de las especies que quieras, es decir, que tengan las mejores características. El aislamiento puedes hacerlo con una malla contra insectos, para impedir la polinización cruzada con otras variedades de la misma especie (es decir por ejemplo dos especies de tomate).

El cuidado de estas plantas es de vital importancia, porque de eso depende la calidad de la semilla también. Encárgate de que crezcan vigorosas y sanas, realizando los manejos de cultivo necesarios y aportando una fertilización completa. Deja suficiente perímetro para que cada una crezca en su máxima expresión.

 

IMG_0187

Por otro lado debes favorecer la cosecha focalizando la energía de la planta. Quita los arvenses, poda los chupones, corta las cabezas de hortalizas como la lechuga y el repollo, aporca (especialmente en cebolla, zanahoria, lechuga y repollo), se más riguroso con el riego en la época de floración.

Finalmente, seleccionas los plantas mas lindas y saludables. Ten en cuenta:

  • Que no tengan ninguna sintomatología
  • Cuando se trate de verduras, obtén las semillas de las flores que hayan florecido mas tarde.
  • Si son hortalizas de fruto, fíjate en que las flores sean abundantes y estén fuertes, que los frutos sean limpios y maduren bien.
  • Si son de hoja, ten en cuenta su estructura, firmeza y color cuando ya estén en el tamaño en el que regularmente los comerías o comercializarías.
  • En los bulbo o tubérculos, solo podrás seleccionar las mejores en poscosecha.

IMG_0309

¿Cómo conservarlas?

Es muy simple. Una vez tienes los frutos, extraes manualmente con mucho cuidado las semillas. Las lavas con agua y las dejas sobre papel secante, una malla metálica, o un plástico antiadherente, hasta que ya no tengan humedad. De otra manera, se pudrirán o germinarán. Es mejor en un lugar donde corra el viento pero que no le de el sol directamente. Una vez intentes doblar una y esta se rompa, sabrás que está seca.

Debes guardarlas en un lugar seco, frío, sin luz solar, y a una temperatura lo más estable posible. Puedes tomar bolsitas de papel y etiquetarlas. Aquí te recomiendo poner el nombre del alimento, variedad, clase (si es ecológico o no), fecha y cantidad aproximada de semillas. Luego si quieres, puedes poner los sobres en un frasco de vidrio, con unas pequeñas entradas de aire.

Ten en cuenta que este proceso en cada planta puede ser un poco diferente. Si tienes dudas sobre el aislamiento y almacenamiento de alguna semilla en especial, no dudes en preguntarnos!

¿Cómo sembrarlas?

La forma más tradicional es construir un semillero, tal como se explica en este artículo. Puedes hacerlo usando desde una bandeja de huevos hasta un semillero de alvéolos! Cualquier recipiente sirve siempre y cuando tengas el sustrato adecuado y el cuidado constante, y claro, paciencia para ver el milagro de la vida.

Por otro lado, está muy de moda un método ancestral de siembra: LAS BOMBAS DE SEMILLAS. Es muy simple de hacer, requiere el mínimo de esfuerzo de siembra y es divertido incluso para los niños.

Consiste en una masa de arcilla (preferiblemente volcánica), materia orgánica (Compost o humus por ejemplo), y otros materiales si se quiere, como papel en tiras, algodón o paja para dar forma. Todo debe ser uniforme, fino y humedecido. Luego se añaden las semillas y se forman bolas. Cuando se secan, están listas para literalmente arrojarse en el huerto cuando quieras.

Esto se ha usado incluso para repoblar bosques y suelos degradados, obteniendo muy buenos resultados alterando en lo mínimo el suelo. Así que no esperes más para probarlo en tu jardín y cuéntanos cómo te va!

Tus comentarios, preguntas y aportes son bienvenidos. Gracias por construir conocimiento y consumo sostenible con nosotros.

Te invitamos a compartir este artículo y también a suscribirte en nuestro boletín.

Suscribete a nuestro boletín aqui:

Además visita nuestra página web www.milagrosurbanos.com y encuentra todo lo que necesitas para cultivar en casa, desde cursos hasta herramientas y módulos de siembra exclusivos!!!

 

Video sugerido:

http://elespiritudeltiempo.org/blog/9-70-el-documental-sobre-la-privatizacion-de-las-semillas-en-colombia/