Por: Felipe Londoño

Queremos dedicar esta entrega del blog al estudio de la fresa, su historia, sus propiedades y los cuidados que requiere para su buen desarrollo, como parte de nuestra campaña para que valoremos más los alimentos que consumimos. Las fresas se pueden cultivar en una matera y se pueden tener en el balcón de nuestro apartamento, tener una planta en casa es una buena idea para motivar a los niños a que consuman frutas.

De dónde vienen las fresas?

“Durante siglos las fresas han sido las frutas blandas más apreciadas. Un catador del siglo XVI, tras probar su primera fresa, expresó: seguramente Dios podía haber creado bayas más deliciosas que éstas, pero no me cabe duda de que no lo ha hecho”*

Son originarias de Europa y América. Las fresas son de la familia de las bayas y frutas del bosque, que desde la época del Imperio Romano fueron trasplantadas a huertos y jardines. En el siglo XIV fueron muy populares en Francia y 100 años después en Inglaterra apareció por primera vez la famosa receta con crema en un banquete dado por el cardenal Wolsey en 1509.

Las fresas que hoy consumimos fueron desarrolladas en el siglo XIX a partir de pequeñas bayas silvestres provenientes de Virginia, cruzadas con una variedad de color amarillo más grande proveniente de Chile, que el capitán francés Frézier introdujo en Gran Bretaña en 1712. (Gran Enciclopedia de la Fruta. Lorenz Books 1998)

Cómo cultivarlas y qué cuidados necesitan?

Las plantas de fresas se dan en climas templados y fríos (1.300-2.500 m. sobre el nivel del mar), como por ejemplo Bogotá y los alrededores. Las altas temperaturas incrementan su crecimiento vegetativo, disminuyendo la producción de frutos; las bajas temperaturas favorecen la floración y fructificación (temperatura óptima 14° C.). Si se van a sembrar en recipientes, estos deben tener una profundidad de 20 cm aproximadamente y un diámetro mínimo de 10 cm, con buen drenaje (unos 3 ó 4 hoyos en la base) para evitar la proliferación de hongos.

img_0990

Se pueden sembrar verticalmente en contenedores también llamados tubulares ya que la planta no es tan grande, ahorrando de esta manera espacio. Se reproducen por estolones pero sólo de plantas madre. A las plantas hijas no se les pueden extraer estolones por lo cual no son perennes y pueden durar hasta 3 años. Los estolones son tallos de la planta que al entrar en contacto con el suelo emiten raíces y forman nuevas plantas. La fresa también se puede propagar por semilla, aunque lo más común es el estolón.

img_1008

Es divertido cultivar fresas, pero requiere cuidado. Sigue estos pasos:

  1. Regar con agua fresca fría a primera hora de la mañana todos los días (aunque debes revisar si la tierra está húmeda porque ha llovido). No humedecer en exceso la tierra para evitar daños por Botrytis (hongos)
  2. Mantener en un sitio aireado y con luz solar preferiblemente para que el fruto tenga el mejor sabor textura y color.
  3. Cuando las fresas estén maduras hay que cosechar y no permitir que se descompongan en la planta. Esto garantiza que la planta vuelva a producir fruto
  4. Al momento de cosechar, se debe retirar solo el fruto y no la ramita de donde está sujeto de lo contrario se lastima la planta. Al cabo de 2 días (este tiempo puede variar dependiendo de las condiciones de la planta) la ramita se secará y ahora si se debe retirar para que la planta vuelva a dar frutos. Las hojas y ramas secas facilitan el ataque de hongos a la fruta. Por lo anterior se deben retirar.
  5. La tierra se debe abonar para fortalecer sus raíces con abonos orgánicos caseros, como por ejemplo cáscaras de huevo trituradas o compostaje, preferiblemente cada 15 días.

img_1017

El cultivo sufre ataques de plagas como los nemátodos (gusanos), pulgones, caracoles y babosas. El compuesto de ajo y ají es ideal para repelerlos. Lo mejor es estar revisando continuamente la planta y que cuente con las condiciones ideales de luz, riego y fertilización para su desarrollo. Las fresas también son muy apetecidas por los pájaros, a quienes puedes mantener alejados de tu cultivo mediante banderines con cintas plateadas o CDs que se mueven porque les molesta el brillo.

Otro consejo que les damos es no permitir que las fresas estén en contacto con el suelo ya que podrían sean devoradas por las babosas, los nemátodos o las larvas de algunos insectos como la típula más conocida como mosquito gigante.

Por qué debo consumir fresas regularmente?

Las fresas son ricas en vitaminas B, E (antioxidante natural) y C, y contienen considerables cantidades de potasio, hierro y fibras. La vitamina B es necesaria para la creación de glóbulos rojos. La vitamina C es necesaria para la síntesis del colágeno componente estructural de los vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y huesos, por lo que se usa cosméticamente como remedio para evitar las arrugas y eliminar manchas de piel (las hojas machacadas). Desempeña un papel importante en la síntesis del neurotransmisor norepinefrina, indispensable para el funcionamiento del cerebro y del que se sabe que afecta al humor. (Fuente: http://www.nutri-facts.org/content/nutrifacts/es_ES/nutrients/vitamins/c/health-functions.html)

img_1015

La fresa tiene actividad antiviral y anticancerosa. Es el alimento preferido de quienes tienen las menores probabilidades de contraer cualquier tipo de cáncer. (Fuente: Los alimentos: medicina milagrosa. Jean Carper Editorial Amat, S.L., 2013

Se emplea como planta medicinal con propiedades diuréticas y antirreumáticas.

Son famosas las fresas con crema de leche o con chocolate, también un poco de vinagre balsámico o pimienta aunque parezca extraño, pueden mejorar su sabor.

Fuentes:

Foto de la Portada: Mejorar con salud, disponible en [https://mejorconsalud.com/7-increibles-beneficios-de-las-fresas-para-el-cuidado-de-la-piel/]