GERMINADOS: Cultiva muchos nutrientes en poco espacio.

Por: Lina Fierro.

Cultivar en la ciudad parece no ser posible para todos, pero la misión de Milagros Urbanos es enseñarte a hacerlo fácil y a tu medida, así sea miniatura. Obtener germinados puede convertir a cualquier persona en un cultivador casero! No sólo es muy fácil y económico, sino que además tiene un contenido nutricional único y una variedad de sabores para todos los gustos.

Cuando hablan de ellos, los hacen parecer una novedad, pero en realidad como todos los súper alimentos de hoy en día, fueron descubiertos hace muchas generaciones.

Seguramente has comido raíces chinas! Pues son más que raíces, son el brote completo de las semillas de fríjol mungo.

Partamos de algunos principios básicos: Toda semilla germina para ser una planta. Dentro de la semilla hay un embrión de la planta, muy parecido a los animales. Este embrión contiene raíz y hojas sin desarrollar. Lo que lo rodea son los cotiledones, que contienen el alimento de la semilla hasta que es capaz de hacer fotosíntesis. Durante las primeras semanas de germinación o nacimiento de la planta, ésta tiene muchos cambios de composición y es lo que la hace al mismo tiempo de unas cualidades nutricionales únicas.

¿Qué tienen de especial?

Toda semilla está en un estado latente, esperando las condiciones de temperatura, humedad y oxígeno adecuadas para activarse. En ese momento, comienzan una serie de transformaciones químicas en el interior de la planta.

  • Las proteínas se descomponen en aminoácidos
  • Las grasas se rompen en ácidos grasos
  • El almidón en azúcares más simples.
  • Aumenta en 4 a 10 veces su contenido de vitaminas y minerales.
  • En la mayoría de los casos, se forma la clorofila, que por su parecido con la hemoglobina ayuda a la limpieza y desintoxicación de la sangre y tejidos.
  • Producen fitohormonas que son regenerativas y reconstructivas en nuestro organismo.

Para traducirlo en beneficios, la planta en este estado es entonces un alimento excepcional, liviano de digerir y con gran contenido nutricional altamente asimilable por el organismo. Su consumo frecuente evita el envejecimiento prematuro y el cáncer porque combate los radicales libres, facilita la digestión y el funcionamiento de la flora intestinal, refuerza las defensas, revitaliza y da energía, favorece la desintoxicación de la sangre y tejidos. Es por todo esto que resulta un complemento importante en la dieta vegetariana.

¿Qué germinados se consumen?

Hay dos tipos de germinados: Los frescos, y los de tierra.

Los germinados frescos o brotes: son semillas que tan solo han brotado en agua, y tienen sus primeras hojas “falsas” y su raíz. Entre éstos son muy populares los germinados de legumbres por su alto contenido en aminoácidos, como lo son los de lenteja, lenteja roja, soya, fríjol mungo, garbanzo, habas, arvejas. Entre otras plantas están cereales, plantas oleaginosas y verduras, con diversos sabores y propiedades nutricionales, como la alfalfa, fenogreco, trigo, cebada, avena, maíz, arroz, rúgula, hinojo, rábano, brócoli, remolacha roja perejil, orégano, quínoa, chía, mostaza, ajonjolí, almendras, maní.

Los germinados de tierra: son semillas que se siembran en suelo en un semillero, hasta que tienen las primeras cuatro hojitas, y luego se cortan para comer frescas. Entre los más conocidos están la albahaca, pasto de trigo (o “Wheatgrass”), berro de agua, col rosada, canola y girasol.

Si quieres saber un poco sobre las propiedades de cada uno, te recomiendo este artículo: Propiedades de los germinados.

Quiero empezar mi mini cultivo!

Perfecto. No vas a creer lo fáciles que son de cultivar. No necesitan luz, no les afecta la sequía, ni los atacan los insectos. Lo puedes hacer en el interior de tu casa y tan sólo necesitas un recipiente de vidrio con una tela porosa para taparlo, o puedes reutilizar los recipientes de icopor y plástico para los domicilios que tanto duele botar a la basura. Hemos venido usando estos últimos varios años y nos funcionan muy bien. Es muy importante que te asegures de que tus semillas no contengan pesticidas u otras sustancias toxicas dañinas, y de su carácter no transgénico

Disfruta de seguir estos pasos para crecer las típicas raíces chinas. Todas los demás brotes, salvo algunas excepciones, tienen el mismo procedimiento.

  1. Las semillas de fríjol mungo puedes conseguirlas convencionales en grandes superficies como el Supermercado La 14 que queda cerca de Paloquemao (Bogotá) por alrededor de COL$3000 la libra, u orgánicas por COL$10,000 aproximadamente, en tiendas y mercados especializados como Clorofila, Bioplaza, Balú y las demás mencionadas en estos artículos: Sostenible y Local y ¿Quién me garantiza que lo que como es orgánico?.
  2. Toma un recipiente de icopor de los que tienen tapa, como en la foto, y pon una cucharada de granos en su interior

IMG_7195

  1. Con una cantidad tres veces superior de agua al clima preferiblemente filtrada, remoja las semillas. Las que floten puedes desecharlas, ya que regularmente no germinan. Las demás, las dejas cubiertas durante 8 horas para que se hidraten y se active su germinación. (Este paso es el que más varia en diferentes semillas. Para las lentejas, brócoli, apio, alfalfa o garbanzos, deben ser unas 12 horas de remojo).IMG_7196
  2. Luego las enjuagas y escurres bien. Procura que quede la menor cantidad de agua posible. Te recomiendo ponerlas en un lugar oscuro y cálido, eso favorecerá la germinación de la gran mayoría de las semillas.
  3. Después de unas 5 o 6 horas las vuelves a regar y escurrir enseguida.
  4. Repites el último paso 2 o 3 veces al día durante 1 semana y tus germinados llegarán a los 3 ó 4 centímetros y tendrán tan solo dos hojas. (Para las diferentes semillas, el tiempo varía, pero esta medida te ayudará a reconocer su tiempo de cosecha.)
  5. Las cortezas o cáscaras de las semillas que se ha desprendido flotarán cada vez que remojes. Te recomiendo irlas retirando, pues no tienen ningún valor nutricional y son difíciles de digerir.
  6. Luego, puedes ponerlas a la luz indirecta del sol, siempre humedecidas, durante unas 2 horas y se formará la clorofila y la mayor cantidad de vitamina C.
  7. Tus raíces chinas están listas para comer! También puedes guardarlas en la nevera cerca de una semana más.

IMG_7210

Para los germinados en tierra, el proceso tiene algunos pasos adicionales, pero es muy divertido. En estos tutoriales en video podrás ver como hacerlo con semillas de girasol  y con trigo. Ambos germinados tienen excelentes propiedades nutricionales, así que también te animo a intentarlo.

Si esto ya te parece muy sencillo, quiero contarte que hay recipientes diseñados para realizarlo, con los que no tienes que estar escurriendo, y algunos incluso tienen temperatura y riego automático! Se llaman germinadores. Aunque no se consiguen directamente en Colombia, puedes ver este par de marcas: BioSnacky e EasyGreen, y hasta podrías conseguir o construir algo similar. Lo más parecido que he encontrado por estas tierras son unos como el de la foto, en Mercado Libre, aunque sigo prefiriendo la reutilización de materiales. Nos encantaría que dejes en los comentarios cualquier idea que encuentres o te inventes!

Como última opción esta siempre la posibilidad de comprarlos listos, pero te recomendamos buscar siempre productores que conozcas, cadenas de comercialización directas o tiendas orgánicas. Orgánicos Lajari es un proveedor exclusivamente de germinados en Colombia y venden directamente online. Si conoces otro, no dudes en compartirlo.

¿Cómo puedo consumirlos?

Entre más crudos, conservarán más propiedades. Por esto te recomendamos comerlos en ensaladas, sanduches, wraps y batidos. También puedes ponerlo como un aderezo multivitamínico en sopas, arroces y guisos, siempre al final para no dejarlos cocinar. Deja volar tu imaginación y date la oportunidad de sentir la variedad de sabores de los germinados.

IMG_7211

Como ves, tienes en tus manos la posibilidad de sembrar sin excusas, obteniendo en cuestión de días una cosecha orgánica, nutritiva, local, económica, fresca, versátil y ecológica!

 

Estamos ansiosos de escuchar tu experiencia. Escríbenos en los comentarios a milagrosurbanos@gmail.com

No dejes de ver:

RawFoods-LivingFoods.com

OrganicAuthority.com

http://products.mercola.com/sprouting-seeds/

 

 

COMO CONSEGUIR Y CONSERVAR SEMILLAS?

Por: Lina Fierro

La vida es un milagro. Aunque la ciencia y la razón buscaran desesperadamente desmentirlo, siempre sabremos que QUIEN esta detrás de su creación es innegable. La germinación de una semilla es tal vez la forma mas evidente de este milagro, cómo una tan diminuta como la de la mostaza puede llegar a ser tan grande y frondosa. Y no sólo ser de alimento para nosotros y otros animales, sino su refugio, nuestra fuente de oxígeno y nuestro vínculo más directo con la tierra.

Una semilla es el fruto de la polinización, la unión de las células femeninas de una planta con las masculinas, en una flor. La existencia misma de esta flor es un homenaje al fenómeno de vida. Dentro de cada semilla está todo lo que una planta necesita para desarrollarse en un principio: Las primeras hojas, el inicio de la raíz y el primer alimento.  El fruto es creado sólo para proteger estas semillas e incitar su germinación!

Es en esto que Milagros Urbanos se ha inspirado, al ver cómo Dios multiplica una semilla en cientos.

IMG_0314 IMG_0190

 

¿Dónde conseguirlas?

Parece una pregunta simple, pero la verdad es que es todo un reto conseguir semillas de alta calidad. En tiendas de jardinería o grandes superficies es casi seguro que encontrarás algunas, no mucha variedad pero suficiente para empezar tu jardín. De otro lado, si quieres ensayar algo que te recuerda posiblemente a los experimentos del colegio, puedes sembrar leguminosas de las que compras para tu propio consumo en un supermercado, como fríjoles, lentejas, garbanzos, procura que sean nacionales porque a algunos granos importados les hacen un tratamiento que impide que germinen. Estas plantas crecen muy bien en Bogotá.

IMG_9074

En Colombia hay marcas muy conocidas de semillas como Impulsemillas y Anasac, que consideramos aceptables para sembrar. Y ¿Por qué digo esto? Porque contienen fungicidas y bactericidas químicos que las protegen de infecciones durante su almacenamiento. Realmente no se sabe si la planta tenga alguna traza significativa de estos venenos una vez crece, pero lo ideal sería por supuesto que estas semillas fueran orgánicas. Y este es nuestro reto principal.

Por otro lado la variedad que se consigue de cada tipo de hortaliza y aromática es muy reducida en estos lugares y pese a todos los químicos que les aplican, en general han pasado mucho tiempo en el estante y la efectividad con la que germinan no es la misma.

Por último, nos están invadiendo los transgénicos y parece no haber escapatoria, sin embargo en este link les dejo una lista de marcas que están afiliadas a Monsanto, la empresa creadora y poseedora de la mayoría de las semillas transgénicas del mundo. Así podrán evitarlas: Marcas de Semillas de Monsanto

Semillas de paquete.

Desafortunadamente, es difícil conseguir semillas orgánicas para comprar en Bogotá y sus alrededores. En la sección de jardinería de Homecenter encontramos algunas semillas orgánicas de marca Anasac. Sin embargo estamos en busca de opciones en otras ciudades, como Coas Colombia en Antioquia. ¿Conoces alguna? Haz tu aporte en los comentarios!

Tan difícil es conseguirlas que bajo las normas de certificación de cultivos orgánicos, se les permite a los productores usar semillas no orgánicas mientras no sean tratadas con los químicos mencionados anteriormente.

Una opción bastante divertida y comunitaria es buscar los coleccionistas de semillas, que son personas e instituciones que se han dedicado a conservar semillas de variedades nativas y están dispuestas a compartirlas y hacer trueques. El Jardín Botánico de Bogotá ha dispuesto un espacio para esta conservación y para el encuentro de personas que están en este movimiento.

IMG_7428

La mejor y más segura forma de obtener semillas orgánicas es haciéndolo tu mismo! Es mas fácil de lo que parece. Sigue leyendo y te daré principios básicos para lograrlo.

Semillas propias.

¡Te invitamos a hacer tu propio banco de semillas! Mucha gente lo viene haciendo en países de Europa y Estados Unidos. Las razones son muchas, y te dejo algunas para que las medites.

  1. La variedad de alimentos que consumimos es cada vez más reducida. De las miles de especies comestibles, el 90% de la alimentación mundial se conforma de 9 solamente. Basta con ver la experiencia de los Estados Unidos, que han perdido en tan solo un siglo el 80% de sus variedades vegetales locales. Entre menos variedad en nuestro plato, menos completa nuestra nutrición. Y si ampliamos un poco la perspectiva, la disminución de la biodiversidad tan acelerada implica que en unas décadas perderemos nuestra comida vegetal autóctona, medicinal y deliciosa, a no ser que construyamos bancos de semillas.
  2. Los alimentos están siendo monopolizados. La comida es el futuro petróleo, y es por eso que el 75% de las semillas están en manos de 4 empresas: Monsanto, DuPont, Syngenta, y Group Limagran. La estrategia consiste en “mejorar” genéticamente todas las semillas consumidas frecuentemente, para poder patentarlas. Con la desaparición de la gran variedad de especies comestibles, estamos en un peligro inminente de no tener acceso libre a la comida. En otras palabras, si conservamos semillas locales, retomamos la soberanía alimentaria e independencia de las grandes corporaciones.
  3. El poder de cultivar tu comida en medio de una crisis alimentaria. Esta más que anunciada. La tierra está exhausta de nuestra explotación y su capacidad para producir comida para todos es cada vez más reducida. Los que sepan cultivar y aprovechar los espacios en la ciudad y fuera de ella, serán los que mejor la afronten.
  4. Solo así aseguras que tus semillas son orgánicas. Obtendrás semillas de tu propio cultivo orgánico, así que conocerás exactamente las condiciones del cultivo y decidirás cómo vas a conservarlas.
  5. Puedes elegir lo mejor de tu cosecha para propagar. Con una selección de lo mas sabroso y vigoroso, tienes altas probabilidades de que eso obtendrás de la siembra de tus semillas en un futuro. Y si además son semillas locales, éstas estarán adaptadas a las condiciones de donde vives.
  6. Te ahorras dinero. Tal vez ahora no será tanto lo que cuestan las semillas, a comparación de su valor en el mercado cuando ya no se consigan de otra manera. Basta ver como los agricultores de nuestro país se están viendo forzados a comprar semillas certificadas por las corporaciones, gracias al TLC que entró en vigor en el año 2012 . Te invitamos a leer un poco más en http://www.leyesdesemillas.com/colombia/comercio-de-semillas/

¿Cómo obtenerlas?

Es aconsejable destinar un área lo más aislada en tu jardín a la producción de semillas. Eliges unas pocas plantas representativas de cada una de las especies que quieras, es decir, que tengan las mejores características. El aislamiento puedes hacerlo con una malla contra insectos, para impedir la polinización cruzada con otras variedades de la misma especie (es decir por ejemplo dos especies de tomate).

El cuidado de estas plantas es de vital importancia, porque de eso depende la calidad de la semilla también. Encárgate de que crezcan vigorosas y sanas, realizando los manejos de cultivo necesarios y aportando una fertilización completa. Deja suficiente perímetro para que cada una crezca en su máxima expresión.

 

IMG_0187

Por otro lado debes favorecer la cosecha focalizando la energía de la planta. Quita los arvenses, poda los chupones, corta las cabezas de hortalizas como la lechuga y el repollo, aporca (especialmente en cebolla, zanahoria, lechuga y repollo), se más riguroso con el riego en la época de floración.

Finalmente, seleccionas los plantas mas lindas y saludables. Ten en cuenta:

  • Que no tengan ninguna sintomatología
  • Cuando se trate de verduras, obtén las semillas de las flores que hayan florecido mas tarde.
  • Si son hortalizas de fruto, fíjate en que las flores sean abundantes y estén fuertes, que los frutos sean limpios y maduren bien.
  • Si son de hoja, ten en cuenta su estructura, firmeza y color cuando ya estén en el tamaño en el que regularmente los comerías o comercializarías.
  • En los bulbo o tubérculos, solo podrás seleccionar las mejores en poscosecha.

IMG_0309

¿Cómo conservarlas?

Es muy simple. Una vez tienes los frutos, extraes manualmente con mucho cuidado las semillas. Las lavas con agua y las dejas sobre papel secante, una malla metálica, o un plástico antiadherente, hasta que ya no tengan humedad. De otra manera, se pudrirán o germinarán. Es mejor en un lugar donde corra el viento pero que no le de el sol directamente. Una vez intentes doblar una y esta se rompa, sabrás que está seca.

Debes guardarlas en un lugar seco, frío, sin luz solar, y a una temperatura lo más estable posible. Puedes tomar bolsitas de papel y etiquetarlas. Aquí te recomiendo poner el nombre del alimento, variedad, clase (si es ecológico o no), fecha y cantidad aproximada de semillas. Luego si quieres, puedes poner los sobres en un frasco de vidrio, con unas pequeñas entradas de aire.

Ten en cuenta que este proceso en cada planta puede ser un poco diferente. Si tienes dudas sobre el aislamiento y almacenamiento de alguna semilla en especial, no dudes en preguntarnos!

¿Cómo sembrarlas?

La forma más tradicional es construir un semillero, tal como se explica en este artículo. Puedes hacerlo usando desde una bandeja de huevos hasta un semillero de alvéolos! Cualquier recipiente sirve siempre y cuando tengas el sustrato adecuado y el cuidado constante, y claro, paciencia para ver el milagro de la vida.

Por otro lado, está muy de moda un método ancestral de siembra: LAS BOMBAS DE SEMILLAS. Es muy simple de hacer, requiere el mínimo de esfuerzo de siembra y es divertido incluso para los niños.

Consiste en una masa de arcilla (preferiblemente volcánica), materia orgánica (Compost o humus por ejemplo), y otros materiales si se quiere, como papel en tiras, algodón o paja para dar forma. Todo debe ser uniforme, fino y humedecido. Luego se añaden las semillas y se forman bolas. Cuando se secan, están listas para literalmente arrojarse en el huerto cuando quieras.

Esto se ha usado incluso para repoblar bosques y suelos degradados, obteniendo muy buenos resultados alterando en lo mínimo el suelo. Así que no esperes más para probarlo en tu jardín y cuéntanos cómo te va!

Tus comentarios, preguntas y aportes son bienvenidos. Gracias por construir conocimiento y consumo sostenible con nosotros.

Te invitamos a compartir este artículo y también a suscribirte en nuestro boletín.

Suscribete a nuestro boletín aqui:

Además visita nuestra página web www.milagrosurbanos.com y encuentra todo lo que necesitas para cultivar en casa, desde cursos hasta herramientas y módulos de siembra exclusivos!!!

 

Video sugerido:

http://elespiritudeltiempo.org/blog/9-70-el-documental-sobre-la-privatizacion-de-las-semillas-en-colombia/

 

Aprendiendo del Vegetarianismo. Menos carne, más vida

Por: Lina Fierro.

Por estos días, “nuestros hábitos alimenticios” es quizá uno de los temas más frecuentes en cualquier charla cotidiana. No es un misterio que nuestra salud y vitalidad dependen de ellos en gran medida y que los efectos del descuido en la nutrición a largo plazo se han hecho evidentes en nuestra generación y en la de nuestros padres.

Como consecuencia de esto, el vegetarianismo, el veganismo y todas sus corrientes derivadas han pasado de ser modos de vida de selectos grupos con ideologías radicales, a ser una opción de personas comunes que han entendido el valor de las plantas y sus derivados, en contraposición a alimentos derivados de animales. El número de vegetarianos en el mundo va en aumento, asciende aproximadamente a 6,7% de la población mundial. India es el país con más personas vegetarianas, completando un 40% de su población. Tal parece entonces que no es una moda, es una tendencia que no empezó ayer y que además se va a quedar. Pero, ¿Qué es lo que defienden tan fervientemente estas comunidades y por qué? ¿Qué podemos aprender de ellas?

Queremos analizar con ustedes algunos aspectos muy relevantes respecto a la dieta vegetariana y vegana que seguramente los motivarán a hacer algunos cambios, como nos sucedió a nosotros.

Para empezar aclaremos conceptos. Los vegetarianos son las personas que han optado por una dieta libre de productos cárnicos, que involucren la muerte de un animal, más no sus derivados. Entre los vegetarianos hay algunas corrientes como los lacto-vegetarianos que pueden consumir lácteos y los ovo-vegetarianos que pueden consumir huevos, e incluso los ovo-lacto vegetarianos que consumen huevos y lácteos. Los veganos son las personas que no consumen ningún derivado de animales, ya sea como alimento o como utensilios. Esto excluye de su modo de vida los lácteos, los huevos, la miel, las pieles, entre otros.  Sus razones para no comer carne se relacionan con evitar la crueldad con los animales, por salud, por ecología y para evitar que esta forma de violencia a la larga afecte su cuerpo y emociones.

Ahora si, al punto.

En lo relevante a la nutrición y la salud:

Aquí citaré el famoso documental científico, que fuertemente recomiendo, llamado Tenedores sobre Cuchillos (Forks over Knives), con el doctor T. Colin Campbell. La correlación entre el aumento de las enfermedades cardio-vasculares y diferentes tipos de cáncer, con el consumo de carne en la historia es innegable, mientras que una dieta basada en plantas (Plant-based diet) tiene poder para reversar éstas y muchas otras enfermedades, y muestra de ello, son todos los casos expuestos en este documental.

Las carnes rojas, que incluyen la porcina, bovina, ovina y caprina, son ciertamente una fuente importante de proteína y nutrientes esenciales como el hierro y la vitamina B12 (aunque es reemplazable), pero tienen al igual que las carnes procesadas como el salami, tocino y salchichas, muchísimos ácidos grasos saturados, cuyo exceso es la principal causa de las enfermedades cardiovasculares. Y no te recomiendo sustituir la carne con queso, pues tiene igual o más grasa.

Ahora, siendo honestos con nosotros mismos, no buscamos acaso la carne mas blandita y fina, muchas veces importada, y además barata? Te has preguntado qué deben darle a la vaca o a los pollos para hacerla engordar en poco tiempo? Alimentarla con granos como maíz y soya, hormonas, concentrados baratos, y preservantes, además de limitar su movimiento evitando que pierda peso.

Y cuando es importada, cómo llega después de varias semanas de procesamiento y transporte viéndose fresca a tu mesa? Seguramente con las famosas inyecciones de monóxido de carbono.

Y para intensificar la producción por hectárea? Hacinarlos en galpones y corrales donde el oxigeno hace falta, las enfermedades son difíciles de controlar y se necesitan medicamentos para manejar el estrés en los animales. Y yo dudo que quieras que toda esta mezcla de antibióticos, hormonas de crecimiento, analgésicos, vacunas y preservantes hagan parte de tu alimentación. Y esto es aún peor si las carnes son procesadas.

La mayoría de estas cosas son inevitables (y desconocidas) si compras carne en grandes superficies. Y no es nuestra intención que dejes la carne del todo. Por una parte, hay que ser muy sabios en balancear la dieta, y por otro, la ciencia no prueba aún que sea más saludable dejarla del todo. Es por eso que te presentamos opciones más saludables más adelante.

 

A nivel de sostenibilidad:

Crecí pensando que comer carne era un lujo, y aún cuando es más económica en estos días, no deja de ser un lujo que la tierra no podrá contener por muchos años más.

Permíteme explicártelo fácilmente: Las granjas familiares, en las que las personas compartían varias hectáreas con algunas vacas, pollos, cerdos, perros y demás, se han convertido con el tiempo en corrales donde se hacinan todos los animales, para producir más en menos espacio, donde las condiciones sanitarias no le permiten a los granjeros vivir tan cerca. Las enfermedades y el estrés en ellos han aumentado al punto de tener que darles medicamentos.

Naturalmente, los gases y eructos de las vacas son en su mayoría metano, gas 10 veces más tóxico que el CO2. Una vaca produce entonces la misma contaminación al día que una camioneta 4×4 recorriendo 55 km! Imagínate entonces cuánto metano es emitido cuando la industria ha multiplicado la cantidad de animales por metro cuadrado! Todo para satisfacer nuestro capricho (o necesidad creada) de carne.

Pero además ya no hay pastizales para alimentarlas (esto es costoso y lento), entonces las alimentan de cereales como soya, que para ser sembrados, han deforestado selvas tropicales en Suramérica, disminuyendo las fuentes de producción de oxígeno y secuestrador de CO2 del mundo. Lo anterior ha causado la extinción de muchas especies de animales y plantas silvestres tropicales. Estamos reduciendo la biodiversidad! A eso súmale los combustibles fósiles utilizados en los criaderos automatizados, el transporte de la comida, el transporte del ganado, los mataderos, en fin.

No se puede ignorar la cantidad de agua y comida que se destina para alimentar el ganado mientras muchas comunidades de personas están muriendo de hambre en el mundo. Comer alimentos de origen animal consume de 5 a 10 veces más agua que los de origen vegetal. Sólo por esta razón, para el 2050 todos necesitaremos ser casi vegetarianos para que haya comida para todo el mundo.

Como resultado, 18% de los gases de efecto invernadero son producidos por la ganadería, en contraste con el 13 % que es producido por todos los vehículos del mundo juntos. Esto fue lo reportado en el primer informe que relacionaba la ganadería con el cambio climático publicado por la FAO en el 2006, cuyo autor principal es el Dr. Henning Steinfield. Si se animan a profundizar, les recomiendo el documental Meat The Truth.

Entonces, ecológicamente hablando, siempre será mejor comer carne de pollos o animales pequeños no herbívoros. Y lo mejor que puedes empezar a hacer es reducir tu consumo de carne diario.

 

Desde el punto de vista ideológico:

Hay quienes piensan que el mundo estaría mucho mejor sin los humanos, otros que los animales tienen nuestro mismo derecho a la vida, otros que somos la raza superior, y así podríamos seguir. Sin embargo, yo pienso que como todo en la naturaleza, el Creador diseñó un orden para el equilibrio en la naturaleza, y nos puso a nosotros como sus administradores (No propietarios), y qué mal hemos hecho la tarea! Piénsalo, en cada aspecto de la vida, los humanos caemos en extremos.

Partiendo de allí, expongo algunos pensamientos de seguidores de estas corrientes.

“Comer carne no es parte de nuestro ciclo de vida, es parte de un ciclo de tortura y muerte”, argumenta Gary Yourofski, activista vegano de Israel. Extremista o no, pienso que la tortura a los animales, ya sea por diversión o por efectividad productiva, es comparable y está ligada con la deshumanización de los procesos industriales y económicos en el mundo. Tanto los animales como las personas son tratados como un número más en el sistema, sin consideración ni respeto. Cuando comemos animales, e incluso derivados de ellos, en las cantidades desproporcionadas en las que acostumbramos, apoyamos este tipo de industria, pues ésta se enriquecerá cada día más, si seguimos aumentando el consumo de carne en el mundo a la velocidad que vamos. Por ejemplo en China, donde no se acostumbraba a comer carne un tiempo atrás, se duplica el consumo cada 10 años.

Sin embargo, un vegano nunca apoyará ni en lo mas mínimo la muerte o explotación de un animal por manos humanas. Según Crónicas Veganas, una persona que tenga estrictamente este estilo de vida, salva de la muerte a 21 animales al año.

 

QUE PUEDO HACER AHORA?

TE PROPONEMOS UN RETO: Alimentarte con sólo derivados de plantas una vez a la semana! Si hacemos esto, equivale a ahorrarnos la polución de 500.000 carros al año!

Lo ideal es que escojas un día fijo a la semana, por ejemplo el lunes. Existe desde el 2003 un movimiento en los Estados Unidos llamado Meatless Monday, que nació con el objetivo de reducir en un 15% el consumo de carne para mejorar la salud y el medio ambiente. Te invitamos a ver su página: http://www.meatlessmonday.com

Por supuesto, como lo decíamos anteriormente, hay que ser sabios en nuestra dieta. No podemos dejar de suplir esa proteína animal. Aproximadamente debes comer 10 g de proteína por kg de peso al día. Por esto les dejamos esta lista para que la tengas mas presente en tu día sin carnes:

  • Legumbres: Fríjoles, chachafruto, soya (y tofu), lentejas, garbanzo, arvejas Puedes comerlos cocinados en guiso o preparar hamburguesas con todo esto! Además en su mayoría te aportarán mucho hierro.
  • Germinados: De lentejas, alfalfa, fríjol mungo, quinoa, entre otras. Las semillas germinadas contienen aún más nutrientes que las mismas sin germinar y son excelentes para ensaladas y sanduches.
  • Nueces y frutos secos: semillas de calabaza, almendras, nuez del Brasil, pipas de girasol, ajonjolí, nuez de Nogal, marañones, macadamia, maní.
  • Leche derivada de semillas: La leche de soya y la leche de almendras tienen de 7 a 9 g de proteína por porción.
  • Mantequilla de nueces: un par de cucharadas, ya sea de maní, almendras, o demás, te aportarán cerca de 8 g de proteína y además aceites grasos esenciales.
  • Semillas de Chía: Cada 30 g te aportan 5 g de proteína, además de fibra, calcio, antioxidantes y aceites grasos esenciales. Es un alimento muy versátil y su sabor es muy suave. Corre a conseguirlas!
  • Quinoa: Cada 60 g de este grano contiene 9 g de proteína, y es un excelente acompañamiento o reemplazo del arroz.
  • Amaranto: cada 60 g tiene cerca de 9 g de proteína y es un buen sustituto del arroz también.
  • Algas vegetales y spirulina (espirulina). En tan solo una porción regular provee una gran cantidad de vitaminas, minerales, hierro, ocho aminoácidos esenciales, enzimas, antioxidantes, es alta en clorofila y el 60% proteína necesaria a diario.
  • Hortalizas: Así es! Hojas verdes como la espinaca y la col tienen proteína y hierro. Son un buen complemento aunque no una fuente importante.

Es muy importante que las fuentes protéicas de plantas se varíen lo suficiente, porque contienen menos variedad de aminoácidos en cada una respecto a la carne, aunque al mismo tiempo son más fáciles de digerir al ser simples.

Por otro lado, puedes además comer carnes ambientalmente más amigables y saludables el resto de días, en proporciones más adecuadas. Escoge animales pequeños, de un solo estómago (no rumiantes) y con carne blanca, por ejemplo pollo, pavo, conejo, chigüiro, y hasta cerdo. Procura saber quién los cría, y que sea de la manera más natural y ética posible para los animales. Ten por seguro que la manera en como cuidan a sus animales, es como cuidan al consumidor.

Eso sí, lo mejor entre las opciones animales es el pescado. Además de cumplir las condiciones ecológicas, tiene un alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados, lo que equilibra los niveles de Omega 3/Omega 6. Los peces cultivados tienden a ser menos contaminados que los silvestres, debido a la contaminación de los mares y de muchos ríos. Entre más cercano sea el lugar donde los crían, podemos estar mas seguros que están frescos, además de ser mas amigables con el medio ambiente. Algunas opciones pueden ser la tilapia de Betania o la trucha de Salento.

Si aún deciden que no están listos para dejar la carne de res, les aconsejamos tener en cuenta de dónde viene, pues hay una manera de salir del círculo vicioso de apoyar y ser víctima de las atrocidades de la producción cárnica: Comprando carne de vaca que haya sido alimentada de pastizales principalmente (No con maíz/soya) y orgánicamente, contendrá menos grasa total y mas Omega 3. También será mas rica en vitaminas E, D, A, K2, zinc y hierro, y antioxidantes. Para más información sobre esto, visita esta página: http://www.metabolance.com/ethical-meat

Al ser vegetariano, la calidad y el origen de los productos que consumes se vuelve aún más importante, por esta razón, decide sembrar en casa algunas de tus variedades favoritas y lo que no puedas, cómpraselo a un productor local, pequeño y orgánico. En nuestro artículo acerca de la comida local y sostenible, les damos a conocer muchas opciones en Bogotá.

Recuerda que el consumidor sí decide lo que hace la industria!

Cuéntanos… aceptas el reto??? Esperamos ansiosos tus comentarios y preguntas.

Inscríbete a nuestro Newsletter y Blog y recibe mucha mas información!

Bibliografía adicional

Meath the Truth Documental

Medico Preventivo / www.LovingHut.com/Pe / veganorganico@gmail.com / Todos los MIÉRCOLES Lea, Oiga y Vea: LosAndes.com.pe, RadioOndaAzul.com (4:30am, 7:30am y 10:30am) y TV Libertad (6:00am y 8:30am)

8 razones y 7 distribuidores de productos agroecológicos y locales en Bogotá, Colombia

Por: Lina Fierro para Milagros Urbanos

Aquí entenderás mejor las razones para conseguir comida fresca, sostenible y local. También te daremos una lista de lugares en Bogotá, Colombia, en los que nosotros confiamos en que podrás conseguirla a un precio justo.

Para nadie es nuevo que ahora en todo lugar se habla de esto. Por encima de la gran industria alimentaria y el desarrollo tecnológico de la agricultura, las personas modernas cada vez somos mas inteligentes cuando se trata de alimentarnos y de comprar en general. En Milagros Urbanos sabemos que no eres de los que te dejas llevar por la publicidad, y por eso queremos entregarte mas información valiosa cada día.

La comida local es por definición la que se cultiva y procesa a unos 100 km a la redonda de la zona donde vives. La comida sostenible es la que el agricultor ha producido de forma ambientalmente responsable (protegiendo el ecosistema, cuidando el suelo, sin químicos, etc). No necesariamente el que sea “local” quiere decir que sea sostenible.

 

Razón #1: Son mas sanos y nutritivos

¿Sabías que hay una diferencia abismal a nivel nutricional entre los alimentos convencionales y los agroecológicos? Para empezar, el empobrecimiento de los suelos resulta en una pobreza nutricional de la planta. Muchos estudios de La Sociedad Española de Agricultura Ecológica, demuestran que “los alimentos producidos ecológicamente contienen una mayor concentración de antioxidantes, y un mayor contenido de minerales y vitaminas”. Veinticinco por ciento (25%) más de potasio en lechugas, 14% más de calcio en tallos de hinojo, 20% más de vitamina C en naranjas y 26% mas de antioxidantes en fresas, para tener algunos ejemplos. El consecuente uso de fertilizantes (abonos desequilibrados y provistos como sales solubles), tiene otra cantidad de consecuencias. Los fertilizantes nitrogenados causan un almacenamiento excesivo de agua en las plantas, por lo que 7 kg de frutas o verduras orgánicas tienen 1 litro menos de agua que si son convencionales, teniendo mas nutrición concentrada en la misma cantidad de comida! También las verduras producto de la agricultura con agroquímicos tienen una menor capacidad natural de conservación, por tener tejidos blandos.

Adicionalmente, el exceso de nitrógeno contenido en los alimentos, con el tiempo se puede volver cancerígeno por la formación de nitrosaminas en nuestro organismo. Por poner algunos ejemplos de verduras procedentes de cultivo convencional, se ha encontrado 50% más de nitrógeno en el caso de la col china, 35% para la lechuga, 65% para la acelga y 28% para la espinaca. Los animales también se están criando con una alimentación diferente, como el maíz o la soya en el caso de las vacas, lo que también repercute en la producción de derivados de animales y de carne con menor valor nutricional. Finalmente, tanto las plantas como los animales mal alimentados, en condiciones de hacinamiento y altos niveles de estrés, disminuyen aun mas su calidad nutricional y se encuentran en el ambiente propicio para la propagación de enfermedades que representan un peligro para nuestra salud, y más amenazas que la ciencia aún no conoce.

El transporte y el tiempo de conservación, hacen que decrezca el valor nutricional de los productos, ademas de implicar en muchos casos otra cantidad considerable de químicos. Lo que constituye la primera ventaja de la comida local.

Si quieres leer un poco mas acerca de las consecuencias de los agrotóxicos en nuestra salud, lee este articulo: Un análisis de los residuos agrotoxicos que te comes a diario y los efectos que tienen en tu salud.

Los agricultores ecológicos riegan sus cultivos con agua limpia, mientras que muchos agricultores convencionales, como se encuentran en Sabana de Bogotá, tanto grandes como pequeños, riegan las hortalizas con agua del Río Bogotá, que además de ser vertedero de aguas negras, tiene contaminantes químicos provenientes de las curtiembres. Estudios científicos han comprobado que estas plantas contienen en sus hojas residuos de metales pesados como cadmio y arsénico que al acumularse en nuestro cuerpo pueden afectar gravemente la salud.

Puedes ahondar más en este aspecto leyendo este artículo: Exceso de tóxicos en hortalizas de la Sabana

Razón #2: Son económicos.

Desmitificaremos el alto costo de la comida orgánica. Es una realidad que la agricultura ecológicamente responsable es mas costosa por unidad producida, pero lo que eleva su precio a sumas abrumadoras es la gran cadena de intermediarios (Transporte, almacenamiento, grandes superficies y minoristas, por nombrar algunos). Entonces debemos saber dónde comprar.

Hoy en día, en Colombia como en muchos otros países, hay muchos héroes trabajando por lograr de diferentes maneras, conectar directamente a los productores agroecológicos con los consumidores locales. Más abajo podrás encontrar organizaciones con variados modelos que funcionan en una metrópolis como Bogotá y nos conectan con el campo.

Es un absurdo, pero de acuerdo a lo que dijimos anteriormente, comprar alimentos convencionales es pagar mas por alimentarnos menos y asumir consecuencias negativas en nuestra salud y en los recursos naturales que se agotan (externalidades). En conclusión, evaluando el costo versus el beneficio, sale mucho mas económico comer ecológico.

Razón #3: Tienes seguridad y conocimiento sobre lo que comes

Este es otro gran beneficio de comprar tus alimentos de lugares cercanos adonde vives. A través de comunidades como las que hablaremos mas adelante, la cercanía entre el productor y tu es mayor, y de esa manera puedes estar conectado con su misión y su compromiso con el ambiente y contigo como consumidor.

Razón # 4: Promueves la salud pública

Cuando les compras a pequeños productores ecológicos, estas promoviendo prácticas agrícolas que no ponen en peligro a los campesinos. Cada día es más intensivo el uso de fertilizantes, pesticidas y herbicidas tóxicos que se usan en la agricultura industrializada, los cuales contaminan el agua, el suelo y el aire, no sólo en los lugares cercanos a su uso sino que logran recorrer grandes distancias. Un claro resultado de esto es la zona muerta del Golfo de México. También causan enfermedades entre los campesinos expuestos a ellos, desde enfermedades respiratorias, hasta cáncer y malformaciones de sus hijos en el vientre. En la medida en que sus tierras sean rentables, no se van a ver presionados a producir como la industria les dice.

Razón # 5: Apoyas la economía local y los agricultores pequeños.

Nos quejamos de la falta de desarrollo local, pero compramos hasta los alimentos frescos importados. Has pensado que muchos campesinos han devuelto sus tierras porque ya no es rentable producir y competir contra productos importados y que estamos perdiendo nuestra soberanía alimentaria como país? Cuando compramos en mercados de distribución directa del productor, le garantizamos una fuente de ingreso significativo por su trabajo, logrando que día a día se eduque mas en su campo, esté satisfecho con su trabajo, y se ocupe más de la calidad de sus cosechas. Cada día se verá mas desmotivada la práctica irresponsable y contaminante de la agricultura. Además, al mantenerse viables las tierras con propósitos agrícolas, los propietarios se verán menos forzados a venderlas para construir edificios, industrias y carreteras. Entonces respirarás aire mas limpio, usarás agua mas segura y habrá suelo saludable por muchos años más para el beneficio de tu comunidad. Esto sin nombrar la cantidad de empleos que se generan al consumir productos cosechados, procesados, empacados y distribuidos en los alrededores.

Razón # 6: Contribuyes con la protección del medio ambiente

La agricultura ecológica protege la biodiversidad que habita en un cultivo, tanto de plantas, como de animales y microorganismos que interaccionan con el entorno y hacen que todo funcione en perfecto equilibrio. Esto gracias a que evita el uso de químicos, rota cultivos, siembra variedad de especies en un mismo espacio, y le permite a la naturaleza ser.

A mayor escala, el  57% de los gases invernaderos se producen a nivel global por las prácticas agrícolas convencionales, debido en gran parte al uso de fertilizantes nitrogenados que se volatilizan sin siquiera ser utilizados por las plantas.

Son muy pocas las frutas y verduras que comúnmente conseguimos en un supermercado a comparación de lo que en realidad existe y se esta perdiendo. Comida nativa y con propiedades nutricionales que hasta ahora se descubren como lo son la guatila y el chachafruto, se ha ido perdiendo porque no es económicamente viable de cultivar. Cuando apoyas a los pequeños agricultores, puedes disfrutar de una gran variedad de frutas, verduras, cereales y legumbres, que de pronto ni sabias de su existencia y valor.

Razón # 7: Te escapas del control de la industria.

Podrás sentirte en la libertad de no comprar a aquellos que te están vendiendo por un precio injusto, comida de baja calidad nutricional, llena de agroquímicos, que en su proceso han contaminado el aire, el agua y el suelo que respiras (en algunos casos han muerto pájaros e insectos benéficos por la exposición a estas sustancias), que han subvalorado y empobrecido a aquellos cuya valiosa labor de agricultores la aprendieron de sus ancestros.

Decidimos día a día con nuestras compras a quien financiamos. Ya sea una gaseosa para apoyar las industrias de azúcares y aditivos, o jugos de fruta orgánica para apoyar a nuestras comunidades campesinas. Financiar el monopolio sobre los alimentos y a las empresas que tienen prácticas que los modifican genéticamente, los restringen, o los contaminan, no es una decisión sabia y responsable.

Razón # 8: Saben mejor!

La comida sostenible es deliciosa! Para las últimas generaciones ha sido un reto comer jugosos tomates, pues los de ahora son tan llenos de agrotóxicos que debemos quitarles la cáscara, ademas de lo aguados e insípidos que son. O qué me dicen de los saborizantes modernos? Se nos ha olvidó que la buena comida sabe a hierbas y especias, o se endulza con azúcar natural o panela, pues endulzantes como el jarabe de maíz la han reemplazado. Los conservantes nos han robado parte de la esencia de comer fresco. Solo hasta hace algunos años, después de haber crecido en un hogar donde comer orgánico era impensable porque solo se obtenían en supermercados a precios triplicados, empecé a descubrir el verdadero sabor del alimento que nos ha provisto Dios a través de la tierra.

IMG_8612

¿DONDE?

Estos son algunos de los lugares y organizaciones que han logrado conectarnos como consumidores a los agricultores responsables con el medio ambiente alrededor de Bogotá. Son en general, emprendimientos sostenibles en todos los aspectos:

Opción #1: Escarola 

Propenden por el cuidado ambiental, el comercio justo, y el bienestar de las partes involucradas. A través de ellos obtendrás hortalizas, frutas, hierbas, hongos y setas, pollo y huevos orgánicos, y mas aún, agroecológicos. Incluso tienen a disposición algunos productos procesados 95% orgánicos y otros artesanales. Lo mejor, te lo llevan a domicilio!

Opción #2: La Canasta

Es una iniciativa basada en una red de confianza de consumidores y campesinos, que lleva a domicilio a tu hogar un conjunto de vegetales y frutas agroecológicas, también apoyas el cambio de relación entre la ciudad y los pequeños agricultores de las zonas aledañas a Bogotá que han decidido cambiar también su forma convencional de cultivar y volver a la tradición, como Subachoque, Silvania, Cachipay y Vianí. Incentiva el consumo ¨consciente, responsable y solidario¨ y te ofrece precios justos, tanto para ti como para el productor. Tu haces el pedido de una canasta de 8-10 kilos que te llegará los miércoles, en la que encontrarás una variedad de productos de cosecha de ese momento. Puedes también completar tu pedido con productos como panela, café y miel.

Opción #3: Ecohuertas 

Aquí podrás encontrar gran variedad de frutas y hortalizas orgánicas frescas provenientes de su red de productores en Cundinamarca y Boyacá. También encontrarás algunos productos orgánicos procesados. Las fincas productoras tienen certificación BCS Colombia y EcoCert. Recientemente abrieron su tienda ubicada en la Cra. 51 A con Calle 127 y te llevan tu pedido a domicilio.

 Opción #4: Villasantos

Dedicados al cultivo y comercialización de tomates orgánicos, y algunos productos de tomate procesado, como salsa de tomate con miel de abejas, salsa de tomate con albahaca, mermelada de tomate y mantequilla de tomate, con todos sus ingredientes orgánicos. Tienen gran variedad de hortalizas orgánicas y también venden huevos. Los pides a domicilio y tienen muy buen precio.

Opción #5: Agrosolidaria (Federación de Prosumidores Agroecológicos):

Es una federación que integra muchos agricultores familiares agroecológicos para transformar las relaciones comerciales tradicionales en las que el más perjudicado de la cadena es el productor agrícola, por los bajos ingresos y el desempleo. A través de la pagina de internet, haces tu pedido el martes para que te llegue el sábado a tu casa. Es un apoyo directo a los agricultores, y una excelente opción para tener todo el mercado que necesites.

Opción #6: Bioplaza

Con 4 sedes ubicadas en Chicó, Usaquén, el Nogal y Chapinero, te ofrece gran variedad de productos orgánicos, integrales y naturales. Cada sede es un espacio en el que además de comprar, puedes disfrutar del servicio de restaurante y café, con los mismos estándares de calidad.

Opción #7: Clorofila

Nació con una huerta orgánica y ahora es una tienda en la ciudad, con dos sedes en Bogotá. Tiene alimentos frescos como hortalizas y pollos, pero también tiene gran variedad de procesados como panes, mermeladas, endulzantes, encurtidos, lácteos y mantequillas. También presta servicio a domicilio!

Tienes otras razones por las que has decidido comer agroecológico y local? Conoces otro lugar a través del cual podamos acceder a comida de esta calidad, que tenga una visión sostenible y justa con todos?

Por favor escribe todo esto abajo en los comentarios! No olvides compartir esta valiosa información con tu familia y amigos.

 

2015-AÑO INTERNACIONAL DE LOS SUELOS. ¿QUÉ PUEDES HACER TÚ?

Por: Lina Fierro para Milagros Urbanos

Porque nuestro suelo es el recurso no renovable base para la producción de nuestros alimentos, y ha sido víctima del abuso por la ambición y el desconocimiento, la ONU declaró este año 2015 como el Año Internacional de los Suelos (el 2014 fue el Año de la Agricultura Familiar). El objetivo es que todos estemos enfocados en aprender más acerca de ellos, tomar conciencia de cómo podemos influir con nuestras acciones, y forjar cambios en todos los niveles, marcando un progreso en la sostenibilidad ambiental mundial tan anhelada.

El suelo es la base para el futuro sostenible del planeta

Algunas razones son:

  1. Dependemos de suelos sanos para producir alimentos de alta calidad nutricional y limpios.
  2. El suelo es la base para la producción de medicinas, fibras y combustibles.
  3. Alberga la cuarta parte de la biodiversidad del planeta, de la que depende el buen funcionamiento de los ecosistemas para nuestro propio beneficio. “Hay más organismos en una cucharada de suelo sano que gente en el planeta”, según la FAO
  4. La estabilidad de la estructura y los micro-ecosistemas del suelo son factores determinantes en la capacidad de almacenamiento y filtración de agua, lo que nos permite enfrentar las inundaciones y sequías, y tener disposición de este recurso vital cada vez más escaso.
  5. El suelo es clave en la mitigación del cambio climático, pues secuestra la mayoría del carbono cuando está saludable y cubierto de vegetación, y reduce la emisión de gases de invernadero.

¿Qué es el suelo?

El suelo es todo un ecosistema de organismos no vivos, que interactúan entre ellos y con su entorno continuamente y cumplen diferentes roles haciendo uso de muchos recursos. Bacterias, hongos, virus, protozoos, insectos y gusanos, entre otros seres vivos son componentes de procesos vitales para el equilibrio en el suelo, que en interacción con el aire, el agua y la materia orgánica, hacen posible la vida de las plantas que son la principal fuente y materia prima para la producción del 95% de nuestro alimento. La ciencia conoce tan solo una décima parte de sus secretos, de tal manera que cada acción que tomamos sobre el suelo, por más estudios previos, puede convertirse en un desastre impensado a largo plazo.

Para que un suelo este sano, necesita conservar una cantidad adecuada de materia orgánica a lo largo del tiempo para que siga siendo productiva para las próximas generaciones, pues este esta es la condición primordial para que los integrantes del suelo puedan ejercer sus funciones como hacer los nutrientes disponibles para las plantas, descomponer la materia orgánica y controlar enfermedades y plagas, al mismo tiempo que mantienen la estructura del suelo apta para la oxigenación, la retención de nutrientes y filtración de agua.

¿Qué es lo que hemos hecho tan mal?

Nos hemos tomado el papel de gobernadores de la naturaleza, aunque somos, desde un punto de vista más objetivo, parte y administradores de ella. Nuestra generación pasará al igual que las anteriores y no nos llevaremos nada de todos estos recursos, pero si dejaremos las consecuencias de nuestro paso por esta tierra que tendrán que asumir nuestros hijos, tal como nosotros hemos asumido los daños catastróficos tan evidentes de nuestros antecesores.

Los malos manejos del suelo que se han tenido, en especial los últimos 50 años, nos han representado daños irreparables. La alta demanda agrícola por el aumento acelerado de la población e innovadoras tecnologías desarrolladas para suplirla, han resultado en la sobre explotación del suelo, sin tenerse en cuenta la recuperación de su materia orgánica. Esto ha llevado al rompimiento de sus ciclos de nutrientes y del equilibrio del agroecosistema.

Algunas de las prácticas que decrecen aceleradamente la materia orgánica en el suelo son la quema de los restos de vegetación o la labranza – movimiento mecánico de preparación del terreno para cultivar – del suelo. Adicionalmente los monocultivos de grandes extensiones de tierra, no permiten el descanso y la regeneración del suelo, además de ser el ambiente propicio para la diseminación de plagas y enfermedades sin control, al no poseer enemigos naturales en el ecosistema y haber poca diversidad de especies vegetales, que a su vez llevan a la reducción de especies animales asociadas a ellas, entre otros factores.

Esto ha llevado también al uso cada vez más desmedido de químicos para fertilizar y controlar plagas, enfermedades y “malezas”. Como consecuencia, la degradación de sus microambientes y con ello la reducción de la diversidad y cantidad de organismos del suelo. El suelo pierde entonces progresivamente su capacidad de descomponer materia orgánica, y su estructura misma se vuelve muy susceptible al daño. Estos junto con otros malos manejos en conjunto, han generado suelos secos, pobres y contaminados alrededor del mundo. Treinta y tres por ciento (33%) del suelo mundial está en un nivel de moderado a altamente degradado.

¿Sabías que para el 2050 seremos aproximadamente 9000 millones de personas en el mundo? Eso implica que debemos tomar acción si queremos salvar nuestros suelos.

¿Qué podemos hacer ahora?

Este año, la FAO tiene varios objetivos específicos, que puedes consultar aquí. Adicionalmente hay varios enfoques alternativos que se vienen trabajando a nivel mundial en pro de la conservación de los agroecosistemas, como por ejemplo la agricultura orgánica, en la que se cultiva sin el uso de productos sintéticos u organismos genéticamente modificados, involucrando además rotaciones y animales como parte integral del manejo, regenerando los suelos de manera natural para que perduren en el tiempo.

Ahora enfoquémonos en el alcance que como ciudadanos responsables con el medio ambiente tenemos. Recuerda que lo que tú haces si impacta aunque no lo puedas ver a nivel global. Es la misión de crear poco a poco una cultura diferente, por eso aquí te proponemos algunos buenos hábitos:

  • La agricultura orgánica familiar, y aún más la urbana, contribuye a la regeneración de nutrientes del suelo, porque en nuestros propios jardines es que tenemos completa capacidad de decisión, Milagros Urbanos te da toda la información para hacerlo, y puedes comenzar leyendo este artículo.

IMG_7232

  • Apoyar a los productores responsables ambientalmente, de esto les hablaremos más adelante en otro artículo.
  • Hacer compost! ¿qué mejor forma de cuidar el suelo que con los residuos de tu propio hogar o comunidad? Aquí te contamos cómo compostar.
  • Separar las basuras reciclables, ordinarias, y orgánicas, para que otros puedan procesarlas adecuadamente y no sean llevadas a los botaderos, donde terminarán generando toxinas que penetrarán en el suelo y el agua.
  • Si tienes una finca, eres el encargado de que se haga un buen manejo del suelo allí, pues es tu propiedad, y es suelo de todos.
  • Pronunciarnos como sociedad civil, exigiendo responsabilidad ambiental a los productores de lo que consumimos, pero también a las empresas mineras, petroleras, denunciando, educando cuando no son responsables con el medio ambiente! Somos el determinante de las acciones cuando nos unimos por un propósito común, y hoy en día contamos con más libertad de expresión gracias a las redes sociales.

Hoy es el día de tomar acción por ti, tu familia y todos. Si te gustó nuestro artículo compártelo. Estamos atentos a tus preguntas!