COMO CONSEGUIR Y CONSERVAR SEMILLAS?

Por: Lina Fierro

La vida es un milagro. Aunque la ciencia y la razón buscaran desesperadamente desmentirlo, siempre sabremos que QUIEN esta detrás de su creación es innegable. La germinación de una semilla es tal vez la forma mas evidente de este milagro, cómo una tan diminuta como la de la mostaza puede llegar a ser tan grande y frondosa. Y no sólo ser de alimento para nosotros y otros animales, sino su refugio, nuestra fuente de oxígeno y nuestro vínculo más directo con la tierra.

Una semilla es el fruto de la polinización, la unión de las células femeninas de una planta con las masculinas, en una flor. La existencia misma de esta flor es un homenaje al fenómeno de vida. Dentro de cada semilla está todo lo que una planta necesita para desarrollarse en un principio: Las primeras hojas, el inicio de la raíz y el primer alimento.  El fruto es creado sólo para proteger estas semillas e incitar su germinación!

Es en esto que Milagros Urbanos se ha inspirado, al ver cómo Dios multiplica una semilla en cientos.

IMG_0314 IMG_0190

 

¿Dónde conseguirlas?

Parece una pregunta simple, pero la verdad es que es todo un reto conseguir semillas de alta calidad. En tiendas de jardinería o grandes superficies es casi seguro que encontrarás algunas, no mucha variedad pero suficiente para empezar tu jardín. De otro lado, si quieres ensayar algo que te recuerda posiblemente a los experimentos del colegio, puedes sembrar leguminosas de las que compras para tu propio consumo en un supermercado, como fríjoles, lentejas, garbanzos, procura que sean nacionales porque a algunos granos importados les hacen un tratamiento que impide que germinen. Estas plantas crecen muy bien en Bogotá.

IMG_9074

En Colombia hay marcas muy conocidas de semillas como Impulsemillas y Anasac, que consideramos aceptables para sembrar. Y ¿Por qué digo esto? Porque contienen fungicidas y bactericidas químicos que las protegen de infecciones durante su almacenamiento. Realmente no se sabe si la planta tenga alguna traza significativa de estos venenos una vez crece, pero lo ideal sería por supuesto que estas semillas fueran orgánicas. Y este es nuestro reto principal.

Por otro lado la variedad que se consigue de cada tipo de hortaliza y aromática es muy reducida en estos lugares y pese a todos los químicos que les aplican, en general han pasado mucho tiempo en el estante y la efectividad con la que germinan no es la misma.

Por último, nos están invadiendo los transgénicos y parece no haber escapatoria, sin embargo en este link les dejo una lista de marcas que están afiliadas a Monsanto, la empresa creadora y poseedora de la mayoría de las semillas transgénicas del mundo. Así podrán evitarlas: Marcas de Semillas de Monsanto

Semillas de paquete.

Desafortunadamente, es difícil conseguir semillas orgánicas para comprar en Bogotá y sus alrededores. En la sección de jardinería de Homecenter encontramos algunas semillas orgánicas de marca Anasac. Sin embargo estamos en busca de opciones en otras ciudades, como Coas Colombia en Antioquia. ¿Conoces alguna? Haz tu aporte en los comentarios!

Tan difícil es conseguirlas que bajo las normas de certificación de cultivos orgánicos, se les permite a los productores usar semillas no orgánicas mientras no sean tratadas con los químicos mencionados anteriormente.

Una opción bastante divertida y comunitaria es buscar los coleccionistas de semillas, que son personas e instituciones que se han dedicado a conservar semillas de variedades nativas y están dispuestas a compartirlas y hacer trueques. El Jardín Botánico de Bogotá ha dispuesto un espacio para esta conservación y para el encuentro de personas que están en este movimiento.

IMG_7428

La mejor y más segura forma de obtener semillas orgánicas es haciéndolo tu mismo! Es mas fácil de lo que parece. Sigue leyendo y te daré principios básicos para lograrlo.

Semillas propias.

¡Te invitamos a hacer tu propio banco de semillas! Mucha gente lo viene haciendo en países de Europa y Estados Unidos. Las razones son muchas, y te dejo algunas para que las medites.

  1. La variedad de alimentos que consumimos es cada vez más reducida. De las miles de especies comestibles, el 90% de la alimentación mundial se conforma de 9 solamente. Basta con ver la experiencia de los Estados Unidos, que han perdido en tan solo un siglo el 80% de sus variedades vegetales locales. Entre menos variedad en nuestro plato, menos completa nuestra nutrición. Y si ampliamos un poco la perspectiva, la disminución de la biodiversidad tan acelerada implica que en unas décadas perderemos nuestra comida vegetal autóctona, medicinal y deliciosa, a no ser que construyamos bancos de semillas.
  2. Los alimentos están siendo monopolizados. La comida es el futuro petróleo, y es por eso que el 75% de las semillas están en manos de 4 empresas: Monsanto, DuPont, Syngenta, y Group Limagran. La estrategia consiste en “mejorar” genéticamente todas las semillas consumidas frecuentemente, para poder patentarlas. Con la desaparición de la gran variedad de especies comestibles, estamos en un peligro inminente de no tener acceso libre a la comida. En otras palabras, si conservamos semillas locales, retomamos la soberanía alimentaria e independencia de las grandes corporaciones.
  3. El poder de cultivar tu comida en medio de una crisis alimentaria. Esta más que anunciada. La tierra está exhausta de nuestra explotación y su capacidad para producir comida para todos es cada vez más reducida. Los que sepan cultivar y aprovechar los espacios en la ciudad y fuera de ella, serán los que mejor la afronten.
  4. Solo así aseguras que tus semillas son orgánicas. Obtendrás semillas de tu propio cultivo orgánico, así que conocerás exactamente las condiciones del cultivo y decidirás cómo vas a conservarlas.
  5. Puedes elegir lo mejor de tu cosecha para propagar. Con una selección de lo mas sabroso y vigoroso, tienes altas probabilidades de que eso obtendrás de la siembra de tus semillas en un futuro. Y si además son semillas locales, éstas estarán adaptadas a las condiciones de donde vives.
  6. Te ahorras dinero. Tal vez ahora no será tanto lo que cuestan las semillas, a comparación de su valor en el mercado cuando ya no se consigan de otra manera. Basta ver como los agricultores de nuestro país se están viendo forzados a comprar semillas certificadas por las corporaciones, gracias al TLC que entró en vigor en el año 2012 . Te invitamos a leer un poco más en http://www.leyesdesemillas.com/colombia/comercio-de-semillas/

¿Cómo obtenerlas?

Es aconsejable destinar un área lo más aislada en tu jardín a la producción de semillas. Eliges unas pocas plantas representativas de cada una de las especies que quieras, es decir, que tengan las mejores características. El aislamiento puedes hacerlo con una malla contra insectos, para impedir la polinización cruzada con otras variedades de la misma especie (es decir por ejemplo dos especies de tomate).

El cuidado de estas plantas es de vital importancia, porque de eso depende la calidad de la semilla también. Encárgate de que crezcan vigorosas y sanas, realizando los manejos de cultivo necesarios y aportando una fertilización completa. Deja suficiente perímetro para que cada una crezca en su máxima expresión.

 

IMG_0187

Por otro lado debes favorecer la cosecha focalizando la energía de la planta. Quita los arvenses, poda los chupones, corta las cabezas de hortalizas como la lechuga y el repollo, aporca (especialmente en cebolla, zanahoria, lechuga y repollo), se más riguroso con el riego en la época de floración.

Finalmente, seleccionas los plantas mas lindas y saludables. Ten en cuenta:

  • Que no tengan ninguna sintomatología
  • Cuando se trate de verduras, obtén las semillas de las flores que hayan florecido mas tarde.
  • Si son hortalizas de fruto, fíjate en que las flores sean abundantes y estén fuertes, que los frutos sean limpios y maduren bien.
  • Si son de hoja, ten en cuenta su estructura, firmeza y color cuando ya estén en el tamaño en el que regularmente los comerías o comercializarías.
  • En los bulbo o tubérculos, solo podrás seleccionar las mejores en poscosecha.

IMG_0309

¿Cómo conservarlas?

Es muy simple. Una vez tienes los frutos, extraes manualmente con mucho cuidado las semillas. Las lavas con agua y las dejas sobre papel secante, una malla metálica, o un plástico antiadherente, hasta que ya no tengan humedad. De otra manera, se pudrirán o germinarán. Es mejor en un lugar donde corra el viento pero que no le de el sol directamente. Una vez intentes doblar una y esta se rompa, sabrás que está seca.

Debes guardarlas en un lugar seco, frío, sin luz solar, y a una temperatura lo más estable posible. Puedes tomar bolsitas de papel y etiquetarlas. Aquí te recomiendo poner el nombre del alimento, variedad, clase (si es ecológico o no), fecha y cantidad aproximada de semillas. Luego si quieres, puedes poner los sobres en un frasco de vidrio, con unas pequeñas entradas de aire.

Ten en cuenta que este proceso en cada planta puede ser un poco diferente. Si tienes dudas sobre el aislamiento y almacenamiento de alguna semilla en especial, no dudes en preguntarnos!

¿Cómo sembrarlas?

La forma más tradicional es construir un semillero, tal como se explica en este artículo. Puedes hacerlo usando desde una bandeja de huevos hasta un semillero de alvéolos! Cualquier recipiente sirve siempre y cuando tengas el sustrato adecuado y el cuidado constante, y claro, paciencia para ver el milagro de la vida.

Por otro lado, está muy de moda un método ancestral de siembra: LAS BOMBAS DE SEMILLAS. Es muy simple de hacer, requiere el mínimo de esfuerzo de siembra y es divertido incluso para los niños.

Consiste en una masa de arcilla (preferiblemente volcánica), materia orgánica (Compost o humus por ejemplo), y otros materiales si se quiere, como papel en tiras, algodón o paja para dar forma. Todo debe ser uniforme, fino y humedecido. Luego se añaden las semillas y se forman bolas. Cuando se secan, están listas para literalmente arrojarse en el huerto cuando quieras.

Esto se ha usado incluso para repoblar bosques y suelos degradados, obteniendo muy buenos resultados alterando en lo mínimo el suelo. Así que no esperes más para probarlo en tu jardín y cuéntanos cómo te va!

Tus comentarios, preguntas y aportes son bienvenidos. Gracias por construir conocimiento y consumo sostenible con nosotros.

Te invitamos a compartir este artículo y también a suscribirte en nuestro boletín.

Suscribete a nuestro boletín aqui:

Además visita nuestra página web www.milagrosurbanos.com y encuentra todo lo que necesitas para cultivar en casa, desde cursos hasta herramientas y módulos de siembra exclusivos!!!

 

Video sugerido:

http://elespiritudeltiempo.org/blog/9-70-el-documental-sobre-la-privatizacion-de-las-semillas-en-colombia/

 

¿QUIÉN ME GARANTIZA QUE LO QUE COMPRO ES ORGÁNICO?

Por: Lina Fierro

Mercar orgánicos es un dolor de cabeza para muchos: Que en supermercados es exageradamente costoso, que si lo hago directamente con el productor, no se si quiere meterme gato por liebre, que todo parece ser un engaño publicitario, que las certificaciones no son mas que un negocio, que entrar en esta tendencia es solo para la élite… Si te sientes así, no estas solo. Nos hablan de sellos por los que probablemente estamos pagando sin razón, pero que no los haya, nos da cierto nivel de desconfianza. Hay una gran ignorancia entre los consumidores acerca de las maneras de regular la calidad de los productos sostenibles.

Como la diferencia aparente entre los productos orgánicos y los convencionales es mínima, y seguro, después de leer nuestro artículo sobre alimentos sostenibles, tienes una mayor convicción de tomar decisiones de compra diferentes, te vamos a contar cómo funciona la certificación en Colombia, y algunas alternativas a estas certificaciones.

CERTIFICACIÓN ORGÁNICA

Es el procedimiento que se realiza para asegurar que los productos animales o vegetales, frescos o procesados han tenido un manejo desde su siembra hasta su transporte y almacenamiento orgánico de acuerdo con la normatividad del país, que en nuestro caso es la Resolución de Agricultura Ecológica 0187/2006. De esta manera protegen a los consumidores del engaño, y a los productores de una competencia desleal. Cada país tiene su propio sello gubernamental, y aquí les mostramos algunos de ellos:

Nuestro sello nacional (Colombia), el sello europeo CEE834/07 Y 889/08, el norte americano USDA y el japonés JAS.

LogoSelloOrganicoColombia

logotipo_ecologico_ue

 

logo_usda_nop

jas_certification

Estos son los que más encontrarás en los productos, debido a que el nacional es necesario internamente, y los otros tres son los más altos estándares conocidos para exportación, ya que son válidos en prácticamente todos los demás países.

Adicional a estos, hay algunos privados, como el Global G.A.P, que es el sello internacional de buenas prácticas agrícolas, con los más altos estándares de calidad.

globalgap2

Para obtener cada uno de estos sellos, el productor debe pagar una importante suma de dinero a un organismo certificador, y proveerle una declaración respecto al cultivo o producto que quiera certificar, para luego pasar a una serie de visitas de inspección donde se asegura la calidad ecológica de los procesos. El mismo trámite debe ser realizado cada año para mantener este sello. Cada uno de estos los podemos ver en la etiqueta de los productos que compramos en supermercados.

SISTEMAS DE GARANTIA PARTICIPATIVOS

Sin embargo, debido a los altos costos de las certificaciones, son varias partes las que salen perjudicadas. La mayoría de productos orgánicos certificados son para exportación, pues no representa un negocio rentable a nivel nacional, y los que se comercializan aquí, con económicamente accesibles para unos pocos. Por otro lado, la posibilidad de certificarse para los pequeños agricultores, que son la mayoría en nuestro país, son muy pocas. Entonces nacen modelos alternativos en varios lugares del mundo, de manera que se garanticen las condiciones ecológicas de producción, que para los campesinos, indígenas y agricultores urbanos, son mas complejos que lo que una entidad certificadora como las presentadas (conocidas como de tercera parte), realmente puede validar. Algunos de ellos son la identidad cultural, los precios justos, la protección de la biodiversidad, y el fortalecimiento de las comunidades.

En Colombia, la alternativa en funcionamiento son los Sistemas Participativos de Garantía. A través de ellos, se busca una conexión directa entre productores agroecológicos y consumidores, donde todos seamos validadores de los procesos orgánicos de alta calidad y se haga prescindible el sello en una etiqueta gracias a la confianza entre las partes.

Ya existen muchas iniciativas de diferentes tipos, varias de ellas expuestas en nuestro artículo anterior. Aquí encontrarás información de otras mas, que operan en la ciudad de Bogotá, Colombia. Todas ellas tienen un enfoque justo con el ambiente, el productor y el consumidor. Queremos que no hayan barreras para que nuestros lectores puedan comer de esta forma saludable y que contribuyan con sus decisiones de compra al desarrollo sostenible de nuestro país.

FERIAS AGROECOLÓGICAS

  1. Mercado Agroecológico Campesino en el Impact HUB
    Calle 69 # 6-20
    Todos los domingos de 9 a 3 pm
    https://www.facebook.com/MercadoAgroEcologicoCampesino
  1. Mercado Agroecológico Tierra Viva en Casa Kilele
    Carrera 9 # 54 A -15
    Quincenalmente los sábados de 9 a 3pm
    https://www.facebook.com/pages/Mercado-Agroecológico-TIERRA-VIVA/463138007161597

 

MERCADOS ORGÁNICOS

  1. Sembrando confianza.  Es una iniciativa de Proyectar sin Fronteras. (PSF), una organización cuyo principal objetivo es disminuir la vulnerabilidad en países en desarrollo a partir de proyectos económicos, comunitarios y participativos. Tienen una red de productores orgánicos en Bogotá y sus alrededores, y sus mercados son una mezcla de verduras, frutas y productos artesanales, entregados en el hogar u oficinas.

    Para hacer su pedido pueden escribir a sembrandoconfianza@gmail.com y visitar su página www.sembrandoconfianza.com

  2. BioDespensa Organik. Productos organicos de confianza, con variedad de hortalizas y verduras, producción de huevos, leche y pollos campesinos. Hacen los mercados a domicilio!
    Correo: mibiodispensa@gmail.com.
  3. La Despensa Tienda Responsable: Productos orgánicos procesados, además de ser un café acogedor para los vecinos del barrio.
    Calle 41 # 26-41. La Soledad
    https://www.facebook.com/ladespensatiendaresponsable

  1. Mercado Orgánico Consciente y Solidario
    Sedes
    Teusaquillo: Cra. 15 # 28 a -12
    Verbenal: Calle 186 bis # 18A-21
    http://mercadoconsciente.blogspot.com
  1. Verdes del Rosal
    Calle 68 #5-43, Tel 3478928
    También tiene opción de domicilio
    https://www.facebook.com/verdesdelrosalbogota 
  1. Abasto: Mercado de agricultores y productores locales, la mayoría de ellos orgánicos. Tiene varias sedes como la de Usaquén que puedes consultar con detalle en:
    http://www.abasto.com.co/inicio/usaquen
  1. Orgánicos Balú. Gran variedad de productos orgánicos frescos y procesados. Aquí se consigue el fenogreco (base del curry).
    Calle 121 # 7A-33 / Bogotá – Domicilios 6127490 – 3165288022
    http://www.organicosbalu.com
  1. Lagajari: En esta tienda puedes conseguir germinados orgánicos frescos!
    Calle 109 Nº 18-16 Oficina: 201.
    Teléfono (571) 2136329 Cel 312 523 8898 – 313 218 4394
    http://www.organicoslagajari.com/Otros.html

 

En nuestro artículo anterior acerca de la comida local y sostenible, compartimos más opciones. No te quedes sin verlas, haz clic aquí.

No te olvides de COMENTAR, PREGUNTAR Y COMPARTIR.

2015-AÑO INTERNACIONAL DE LOS SUELOS. ¿QUÉ PUEDES HACER TÚ?

Por: Lina Fierro para Milagros Urbanos

Porque nuestro suelo es el recurso no renovable base para la producción de nuestros alimentos, y ha sido víctima del abuso por la ambición y el desconocimiento, la ONU declaró este año 2015 como el Año Internacional de los Suelos (el 2014 fue el Año de la Agricultura Familiar). El objetivo es que todos estemos enfocados en aprender más acerca de ellos, tomar conciencia de cómo podemos influir con nuestras acciones, y forjar cambios en todos los niveles, marcando un progreso en la sostenibilidad ambiental mundial tan anhelada.

El suelo es la base para el futuro sostenible del planeta

Algunas razones son:

  1. Dependemos de suelos sanos para producir alimentos de alta calidad nutricional y limpios.
  2. El suelo es la base para la producción de medicinas, fibras y combustibles.
  3. Alberga la cuarta parte de la biodiversidad del planeta, de la que depende el buen funcionamiento de los ecosistemas para nuestro propio beneficio. “Hay más organismos en una cucharada de suelo sano que gente en el planeta”, según la FAO
  4. La estabilidad de la estructura y los micro-ecosistemas del suelo son factores determinantes en la capacidad de almacenamiento y filtración de agua, lo que nos permite enfrentar las inundaciones y sequías, y tener disposición de este recurso vital cada vez más escaso.
  5. El suelo es clave en la mitigación del cambio climático, pues secuestra la mayoría del carbono cuando está saludable y cubierto de vegetación, y reduce la emisión de gases de invernadero.

¿Qué es el suelo?

El suelo es todo un ecosistema de organismos no vivos, que interactúan entre ellos y con su entorno continuamente y cumplen diferentes roles haciendo uso de muchos recursos. Bacterias, hongos, virus, protozoos, insectos y gusanos, entre otros seres vivos son componentes de procesos vitales para el equilibrio en el suelo, que en interacción con el aire, el agua y la materia orgánica, hacen posible la vida de las plantas que son la principal fuente y materia prima para la producción del 95% de nuestro alimento. La ciencia conoce tan solo una décima parte de sus secretos, de tal manera que cada acción que tomamos sobre el suelo, por más estudios previos, puede convertirse en un desastre impensado a largo plazo.

Para que un suelo este sano, necesita conservar una cantidad adecuada de materia orgánica a lo largo del tiempo para que siga siendo productiva para las próximas generaciones, pues este esta es la condición primordial para que los integrantes del suelo puedan ejercer sus funciones como hacer los nutrientes disponibles para las plantas, descomponer la materia orgánica y controlar enfermedades y plagas, al mismo tiempo que mantienen la estructura del suelo apta para la oxigenación, la retención de nutrientes y filtración de agua.

¿Qué es lo que hemos hecho tan mal?

Nos hemos tomado el papel de gobernadores de la naturaleza, aunque somos, desde un punto de vista más objetivo, parte y administradores de ella. Nuestra generación pasará al igual que las anteriores y no nos llevaremos nada de todos estos recursos, pero si dejaremos las consecuencias de nuestro paso por esta tierra que tendrán que asumir nuestros hijos, tal como nosotros hemos asumido los daños catastróficos tan evidentes de nuestros antecesores.

Los malos manejos del suelo que se han tenido, en especial los últimos 50 años, nos han representado daños irreparables. La alta demanda agrícola por el aumento acelerado de la población e innovadoras tecnologías desarrolladas para suplirla, han resultado en la sobre explotación del suelo, sin tenerse en cuenta la recuperación de su materia orgánica. Esto ha llevado al rompimiento de sus ciclos de nutrientes y del equilibrio del agroecosistema.

Algunas de las prácticas que decrecen aceleradamente la materia orgánica en el suelo son la quema de los restos de vegetación o la labranza – movimiento mecánico de preparación del terreno para cultivar – del suelo. Adicionalmente los monocultivos de grandes extensiones de tierra, no permiten el descanso y la regeneración del suelo, además de ser el ambiente propicio para la diseminación de plagas y enfermedades sin control, al no poseer enemigos naturales en el ecosistema y haber poca diversidad de especies vegetales, que a su vez llevan a la reducción de especies animales asociadas a ellas, entre otros factores.

Esto ha llevado también al uso cada vez más desmedido de químicos para fertilizar y controlar plagas, enfermedades y “malezas”. Como consecuencia, la degradación de sus microambientes y con ello la reducción de la diversidad y cantidad de organismos del suelo. El suelo pierde entonces progresivamente su capacidad de descomponer materia orgánica, y su estructura misma se vuelve muy susceptible al daño. Estos junto con otros malos manejos en conjunto, han generado suelos secos, pobres y contaminados alrededor del mundo. Treinta y tres por ciento (33%) del suelo mundial está en un nivel de moderado a altamente degradado.

¿Sabías que para el 2050 seremos aproximadamente 9000 millones de personas en el mundo? Eso implica que debemos tomar acción si queremos salvar nuestros suelos.

¿Qué podemos hacer ahora?

Este año, la FAO tiene varios objetivos específicos, que puedes consultar aquí. Adicionalmente hay varios enfoques alternativos que se vienen trabajando a nivel mundial en pro de la conservación de los agroecosistemas, como por ejemplo la agricultura orgánica, en la que se cultiva sin el uso de productos sintéticos u organismos genéticamente modificados, involucrando además rotaciones y animales como parte integral del manejo, regenerando los suelos de manera natural para que perduren en el tiempo.

Ahora enfoquémonos en el alcance que como ciudadanos responsables con el medio ambiente tenemos. Recuerda que lo que tú haces si impacta aunque no lo puedas ver a nivel global. Es la misión de crear poco a poco una cultura diferente, por eso aquí te proponemos algunos buenos hábitos:

  • La agricultura orgánica familiar, y aún más la urbana, contribuye a la regeneración de nutrientes del suelo, porque en nuestros propios jardines es que tenemos completa capacidad de decisión, Milagros Urbanos te da toda la información para hacerlo, y puedes comenzar leyendo este artículo.

IMG_7232

  • Apoyar a los productores responsables ambientalmente, de esto les hablaremos más adelante en otro artículo.
  • Hacer compost! ¿qué mejor forma de cuidar el suelo que con los residuos de tu propio hogar o comunidad? Aquí te contamos cómo compostar.
  • Separar las basuras reciclables, ordinarias, y orgánicas, para que otros puedan procesarlas adecuadamente y no sean llevadas a los botaderos, donde terminarán generando toxinas que penetrarán en el suelo y el agua.
  • Si tienes una finca, eres el encargado de que se haga un buen manejo del suelo allí, pues es tu propiedad, y es suelo de todos.
  • Pronunciarnos como sociedad civil, exigiendo responsabilidad ambiental a los productores de lo que consumimos, pero también a las empresas mineras, petroleras, denunciando, educando cuando no son responsables con el medio ambiente! Somos el determinante de las acciones cuando nos unimos por un propósito común, y hoy en día contamos con más libertad de expresión gracias a las redes sociales.

Hoy es el día de tomar acción por ti, tu familia y todos. Si te gustó nuestro artículo compártelo. Estamos atentos a tus preguntas!

COMPOSTAR: los desechos orgánicos de tu casa para alimentar tu cultivo.

Por: Lina Fierro para Milagros Urbanos

 

Seguramente has oído de la gran cantidad de basura que a diario generamos en el mundo. En Colombia estamos hablando de 30.800 toneladas de residuos ordinarios producidos por día, cuyo destino son los 233 rellenos sanitarios y 176 botaderos, que por cierto ya están cumpliendo su ciclo. Allí van sin ningún tipo de separación ni manejo adecuado debido a que los costos de recolección, transporte y disposición final cada día son mas altos. Las consecuencias no son fáciles de dimensionar, pero para ponernos en contexto, la disposición de residuos orgánicos con otros materiales sin ningún procesamiento ni separación, genera lixiviados tóxicos que terminan en ríos, océanos, y en muchos casos en nuestras fuentes de agua potable, y adicionalmente produce una gran cantidad de gas metano, que es uno de los gases invernadero más contaminantes.

¿Sabias que en Colombia el 59% de estos residuos que van a los rellenos son orgánicos y biodegradables? Y si te decimos que pueden ser reutilizados en tu propia casa o comunidad, ¿lo harías? Pues podemos procesarlos para obtener compost para abonar nuestras plantas ornamentales o comestibles, y hacer esto nos hace parte de la solución!

¿QUÉ ES EL COMPOSTAJE?

Compostera-jardin

Fuente: blog.anida.es

El proceso de compostaje, es la degradación biológica de materia orgánica, llevada a cabo por microorganismos con presencia de oxígeno, siempre y cuando sus condiciones de aireación, humedad y temperatura estén controladas, resultando al final un producto estable y limpio, aplicable como abono a las plantas. Este es un proceso que se da en la naturaleza, lo único que hacemos nosotros es acelerarlo adecuando las condiciones.

Es importante tener encuentra que no puedes poner la materia orgánica, especialmente los desechos de cocina, directamente en el suelo, pues las reacciones producidas por los microorganismos involucrados harán subir la temperatura de manera tal que quemaran tus plantas, ademas de la elevación de concentración de nitrógeno y otras sustancias a un nivel toxico.

¿QUÉ MATERIALES PUEDO USAR?

Las prácticas del proceso son un poco diferentes si estamos compostando en casa o en una zona común a mediana escala. Para ambos casos, es indispensable que la materia prima sea solo orgánica separada de otras basuras desde el inicio.

Puedes utilizar los excedentes de los alimentos crudos (frutas y hortalizas),  cáscaras de huevo, filtros de café, residuos sólidos preparados de carnes, hojarasca, hojas y tallos de poda, entre otros.  Sin embargo ten en cuenta esto:

  • Si estas compostando en casa en un lugar cerrado, es recomendable no usar residuos animales de ningún tipo, como huesos, carne, o espinas de pescado, pues son los principales causantes de malos olores y atracción de moscas.
  • Los residuos de cocina son fáciles de degradar, por lo que es importante incorporarlos lo antes posible.
  • Los residuos de jardín no son tan fáciles de degradar, por lo que es mejor almacenarlos e irlos adicionando poco a poco, de acuerdo a la necesidad en las proporciones de la mezcla.
  • Si los materiales están más grandes de 10 cm, lo mejor será picarlos.
  • Si lo vas a usar en tu huerta, abstente de adicionar las heces de tu mascota, residuos de plantas enfermas, arvenses no deseadas, o cáscaras de frutas que contengan restos de pesticidas.

¿CUÁLES SON LOS FACTORES EN JUEGO?

Aireación:  Como es un proceso aerobio, este componente es esencial, pues garantiza la adecuada actividad microbiana y evita malos olores. Por lo que se necesita un lugar con suficiente ventilación.  Adicionalmente los materiales deben estar con la suficiente porosidad para que el oxigeno penetre en todos ellos, para lo cual se adiciona triturado de poda de pasto o aserrín en la mezcla como material de soporte. Por último, el volteo de la masa es esencial.

Relación Carbono/Nitrógeno: Esta relación determina la tasa y el tipo de actividad biológica que se da en el proceso. Con la proporción adecuada de tipo de materiales se mantiene esta condición. Inicialmente debe ser una relación de 25 y 30:1 y hacia el final de 15:1. Esto influirá de manera importante en el olor que el proceso genere y la velocidad de la degradación. En general, los materiales verdes y húmedos son altos en nitrógeno mientras que los marrones y secos son altos en carbono. Aunque los residuos frescos de cocina aportan buena proporción de ambos.

Humedad: La cantidad de agua presente en el proceso es indispensable porque es una necesidad fisiológica de los microorganismos actores. Por otro lado un exceso de agua obstruiría la oxigenación de la mezcla. Lo ideal es entre un 40% y 60% de humedad. Esto se logra con una correcta mezcla de materiales secos y húmedos. Una buena forma de medirlo es tomando una bola de la mezcla y apretándola con la mano, de manera que si no escurre líquido, pero tampoco se desbarata fácilmente, tenemos una muy buena estructura.

Temperatura: Las reacciones dadas en el proceso generan calor, y regular este es imprescindible para la vida de los microorganismos y los procesos enzimáticos que  realizan para descomponer los materiales. La temperatura debe conservarse entre los 55 y 65 oC. Voltear los materiales ayuda con este factor si se hace con la frecuencia adecuada.

Los protagonistas de todo este proceso son organismos descomponedores, que son por los que cuidamos el estado de estos factores. Sus poblaciones y proporciones varían durante las diferentes etapas del proceso. Ellos están presentes de forma activa o latente en los residuos a compostar, el agua de riesgo y en el aire, por lo que en principio no deberíamos ocuparnos de ellos. Sin embargo, cuando estamos comportando en casa o hay situaciones particulares como épocas frías, excesos de humedad o malos olores, caería bien la incorporación de preparados microbianos (disponibles en el mercado) o activadores (como la levadura de cerveza con azúcar morena)

El balance de estos cuatro factores es todo lo que garantiza el éxito del proceso de compostaje. Aunque puede parecer complejo, se logra con sencillas prácticas. Al principio habrá que poner mucha atención a cada detalle, pero un día se volverá habitual y tendrás compost de excelente calidad todo el tiempo, a esto se le conoce también como humus.

¿CÓMO SE HACE?

  1. Escoge un recipiente con tapa (preferiblemente de un material que permita la aireación), profundo para que se genere el calor que necesita el proceso, pero al mismo tiempo amplio que te permita mezclar el material con facilidad. Además deberás abrirle unos 30 huecos para permitir la aireación y dejar espacio para sacar el compost que va quedando listo. Sin embargo, puedes conseguir excelentes y estéticos compostadores que harán todo mas fácil, en especial los de EARTHGreen Colombia. Controlar cada cosa será mas fácil aquí, y tiene una compuerta en la parte delantera para que tengas fácil acceso al compost que este listo.
Compostadores de patente y fabricación Colombiana.

EARTH Green Colombia. Compostador

  1. Ubícalo en un lugar aireado, donde este protegido al mismo tiempo del sol y la lluvia.
  2. Introduce el material seco y húmedo en proporciones correctas y mezcla para que quede homogénea. Se recomienda empezar con 3 partes de residuos húmedos y una parte de aserrín y residuos de poda.
  3. Debes voltear al menos 2 veces a la semana para airear adecuadamente la mezcla para controlar el oxigeno, la humedad y la temperatura, y evitar malos olores que atraigan moscas.
  4. En aproximadamente 25 a 30 días tendrás tu primera carga de compost listo para poner en tu cultivo. El compost maduro debe ser de color café oscuro, no se deben distinguir lo materiales iniciales y tiene olor suave a tierra. El tiempo puede variar dependiendo de la temperatura del medio ambiente, en las regiones cálidas el proceso es más corto.
Inicio del Compost. Los residuos recién agregados

Inicio del Compost. Los residuos recién agregados. Fuente: blog.anida.es

Compost en sus etapas finales

Compost en sus etapas finales. Fuente: blog.anida.es

  1. Es recomendable ponerlo en una canasta alrededor de una semana mas para que se estabilice antes de poner en el cultivo.
  2. Puedes complementar tu proceso con la ayuda de lombrices californianas, produciendo lo que se conoce como lombricompost, que tiene aún más ventajas que el compost que te hemos descrito. Es importante que sepas que es un proceso posterior al compostaje, porque las lombrices no sobrevivirían a las altas temperaturas del proceso, solo trabajan sobre el material ya descompuesto.

TENGO PROBLEMAS, ¿QUÉ HAGO?

  •  ¿Olores desagradables? generalmente sucede porque hay un exceso de humedad o falta el oxigeno, lo que se puede solucionar adicionando material seco y volteando con algo mas de frecuencia. Puedes adicionar calcio o lima que neutralizan los olores. Si el olor es a amoniaco, adicionar material rico en carbono como paja u hojas secas.
  • ¿Compost muy seco? De pronto esta muy expuesto al sol. En cualquier caso le puedes añadir material húmedo como los residuos de comida y un poco de agua si es necesario.
  • ¿Moscos? Se debe a la baja temperatura y a la falta de aireación, por lo que voltear la mezcla ayudará. Las moscas de la fruta también pueden ser atraídas por el olor a fruta, para lo que puedes cubrir ese tipo de residuos con pasto o algo similar. Progresivamente se irán.
  • ¿No se genera suficiente calor? Seguramente falta nitrógeno, lo cual se soluciona adicionando residuos verdes frescos y mezclando.

A PONERLO EN PRACTICA…

Cuando compostamos, en resumen, tenemos estos beneficios:

  • Acondicionamos el suelo
  • Reciclamos la basura de la cocina y el jardín
  • Introducimos microorganismos benéficos al suelo
  • Beneficiamos el medio ambiente ya que reducimos el uso de fertilizantes químicos
  • Reducimos la cantidad de basura que irá a los rellenos sanitarios y botaderos.

Compostaje residencial comunitario en Madrid, España Fuente: www.deba.eus

Como ves esto puedes hacerlo en tu casa o apartamento (Terraza, balcón, jardín o interior), y tendrás éxito, pero es muchísimo mejor cuando impactamos en toda nuestra comunidad para hacer un cambio.  Ya sea que vivas en un conjunto residencial o un barrio, se pueden organizar, unir fuerzas y recursos para hacer un proceso mucho mas colaborativo y efectivo, generando abono para las áreas comunes y las privadas y aprovechando al máximo los residuos. Afortunadamente ya existen esfuerzos de esta naturaleza en varios conjuntos residenciales de Bogotá y sus alrededores (Cota, Chía) en donde los residentes realizan la separación de estos desechos, se los entregan a la administración quien realiza el proceso de compostaje y posteriormente vende a un precio simbólico el humus para los jardines de los residentes.

Este es el mejor alimento que le puedes dar a tu suelo, y tu cultivo te recompensara muy pronto con los resultados!!

Estamos ansiosos por responder todas tus preguntas y enriquecernos con tus comentarios. Comparte esta información si te pareció útil e interesante.

BIBLIOGRAFIA

  1.  Sistema Autonomo de Compostaje EARTHGreen SAC. Manual del Usuario. [citado el 2 de Marzo de 2015], disponible en: [http://www.earthgreen.com.co/descargas/manual-de-usuario.pdf]
  2. Jardin Botanico de Bogota Jose Celestino Mutis y JICA(Agencia de Cooperacion Internacional del Japon. Agricultura Urbana: Manual de Tecnologias 2009
  3. PALMERO, RAFAEL. Elaboración de compost con restos vegetales por el sistema tradicional de pilas o montones. 2010

DEL JARDIN A TU MESA : Cómo empezar un cultivo en casa paso a paso

Por: Lina Fierro para Milagros Urbanos.

 

Tendemos a pensar que la agricultura es un área ajena a nosotros los habitantes citadinos. Rodeados de cemento e industrias nos es difícil relacionar nuestras vidas rutinarias y humanistas con lindos jardines produciendo comida saludable y al gusto. Si tú eres un amante de la buena nutrición o un arduo trabajador de la urbe que apenas tiene tiempo de alimentarse diariamente, este artículo es para ti, porque todos y cada uno hacemos parte de una sociedad – que está en detrimento – y de un medio ambiente – que hemos subvalorado y desperdiciado. ¿Sabías que puedes hacer parte activa de una revolución alimenticia y ambiental de una forma simple y divertida?

Esperamos que te enamores de la idea de cultivar en tu propia casa o apartamento, y emprendas este proyecto sostenible para ti, tu familia y comunidad.

¿Por qué sembrar?

El crecimiento desmedido de la población mundial nos llevará a 9.600 millones de personas para el 2050 (según la ONU), que de la mano con el desplazamiento constante de personas a la ciudad llegará a un 85% de personas viviendo en las grandes ciudades, en Colombia hoy en día esta cifra asciende a 77,3%. Esto desata una crisis alimentaria de la que ya estamos empezando a ser víctimas. Y no estamos hablando de la falta de comida en nuestra mesa, sino de la dudosa calidad y la limitada variedad de lo que comemos. De hecho, de las 30.000 especies comestibles, hemos aprovechado 7.000 en toda la historia y hoy solo doce productos son el 90% de la alimentación mundial. ¿Acaso sabes de donde exactamente viene tu comida y todos los procesos a los que han sido sometidos todas las carnes y vegetales que consumes en tu casa?, ¿te has preguntado si consumes suficientes nutrientes en tus vegetales?

Adicionalmente, nuestros recursos naturales están disminuidos en gran medida debido a las prácticas no sostenibles de la agricultura industrializada, y los consumidores hemos sido culpables indirectos. Y entonces… ¿cómo contribuimos si sembramos en casa? Podemos disminuir los desechos orgánicos de la basura a través del compostaje, consumir menos agua en su producción y la huella de carbono del transporte de alimentos será menor al consumir alimentos locales – producidos en casa o por productores pequeños-, por solo mencionar algunos beneficios.

Ahora la pregunta crucial, ¿Qué te motiva a ti a buscar esta información? Además de aportarle al mundo y asegurar la calidad de algunos de tus alimentos, quizás quieras sembrar algunas plantas que son muy costosas en el mercado o no se consiguen fácilmente, o tal vez necesitas despejarte un poco de la rutina diaria, o por que no, darle un toque de belleza y algo más de alegría a tu hogar? Estas son las motivaciones que debes  guardar en tu corazón para darles esa dosis de amor y cuidados diarios que tus plantas van a necesitar.

¿Qué sembrar?

Como no es posible producir la totalidad de los alimentos en nuestro pequeño jardín, escoge las plantas dependiendo del espacio disponible, teniendo en cuenta lo que te gusta y no es sencillo de conseguir. Algunas de las hortalizas, aromáticas y hierbas gastronómicas, que no son fáciles de conseguir en el mercado pero crecen perfectamente en nuestra ciudad son: salvia, estragón, berro de agua, diversos tipos de lechugas incluso asiáticas, frambuesas (arbusto), levístico (o hierba maggi que sabe igual a este condimento…).

Por otro lado, hay plantas que están más expuestas a la contaminación con agroquímicos o aguas contaminadas, como por ejemplo: papas, tomate, espinaca, lechugas, fresas, apio y acelga.

Incluso si contamos con una reja o pared, la podemos aprovechar para sembrar algunas enredaderas como cidra (guatila), pepino para rellenar (archucha), curuba, granadilla o habichuela. Te sorprenderás de la visita de las abejas a tu huerto.

Manos a la obra!

1- ¿Dónde puedo hacerlo?

Hay varios factores a tener en cuenta. Principalmente, necesitas un lugar con la luz, la ventilación, y el suelo apropiados. Después debes planear un lugar que te permita tener a la mano agua para el riego, al igual que el acceso fácil para que puedas estar pendiente a diario sin que sea una tarea dispendiosa.

Ten en cuenta estos aspectos:

  • Diseño y planeación: Que las plantas reciban la luz del sol la mayor parte del día, principalmente en la mañana. Adicionalmente, ten en cuenta el ciclo del cultivo de cada una para diseñar tu jardín según las alturas y tiempos de cosecha de las diferentes especies y evitar que unas le den sombra a las otras (ten en cuenta la orientación del sol).

Podemos sembrar en dos tipos de zonas.

  • La zona blanda es la porción de terreno con suelo. En ella las plantas recibirán mejor el sol, requieren menos riego manual y se podrán sembrar incluso árboles. Sin embargo lucharemos un poco con la erosión, la exposición a lluvias fuertes, granizo y plagas del suelo. También será poco ergonómico, y si trabajas por un largo tiempo podrás lastimar tu espalda en las labores del cultivo. Para prepararla, debes retirar residuos como piedras grandes, escombros, basura, y adicionar materia orgánica. También puedes elaborar camas y encerramientos según tu disponibilidad
  •  Las zonas duras son las más abundantes en la ciudad (terrazas, balcones, patios). Puedes escoger materas, recipientes plásticos o madera, o simplemente hacer uso de tu creatividad para reciclar diversos materiales. Es esencial conocer las exigencias de espacio y profundidad de cada planta. Asegúrate que los contenedores sean fuertes, tengan huecos para drenaje, sean oscuros, y que no hayan sido utilizados para almacenar sustancias tóxicas como la pintura. Recomendamos fertilizar el suelo a utilizar con humus y cascarilla en estas proporciones: 3 partes de tierra negra, una de humus y una de cascarilla de arroz.

IMG_7166

2. Propagación y plantulación

Dependiendo del tipo de planta, se puede propagar a partir de una parte vegetativa. Hay diferentes partes que generan raíz cuando las sembramos. Estas son los tubérculos o raíces modificadas, los bulbos o tallos modificados, los hijuelos o conocidos “piecitos”, estolones – los brotes laterales de la base del tallo-, las estacas – tallo con entrenudos que generan raíz al estimularlos-, o esquejes – rama u hoja que genera raíz al sembrarse.

Para plantular (a partir de semillas) es muy eficiente el sustrato que contiene 50% de compost  y 50% de turba. Si utilizas una bandeja de alveolos especializada, abre hoyos con tus dedos en cada espacio y coloca  3 o 4 semillas por hueco; cuando las plántulas tengan unas 3 o 4 hojas y si germinan 2 o más semillas en un alveolo, debes dejar solo una. Luego de algunas semanas (4 a 6) estarán listas para acomodarlas en tu huerto. También está la opción más cómoda de comprar las plántulas listas en lugares especializados como el Centro de Biotecnología de la Universidad Jorge Tadeo Lozano en la vía Tunja Briceño.

IMG_7238

3. Siembra

Finalmente, para empezar a sembrar tu huerto, puedes usar plántulas o semillas directamente. Dependiendo de la especie es mas conveniente una u otra forma, se recomienda sembrar rábanos y zanahorias a partir de semilla en su ubicación definitiva. Si es plántula (planta pequeña de unas 4 a 6 semanas de vida), el mejor momento para sembrarla es en la tarde, pero si es a partir de semilla, la mañana es la mejor opción.

IMG_7428

Es importante saber que las plantas necesitan su espacio, y pueden competir por recursos, por lo cual la distancia entre ellas según la especie es importante para que crezcan fuertes y sanas. Incluso hay algunas plantas que liberan sustancias en el suelo que impiden la germinación de otras plantas, el ataque de ciertos insectos o parásitos, o atraen organismos benéficos para ellas. A este fenómeno se le llama alelopatía. Esta información nos puede ayudar en el diseño estratégico de nuestro cultivo. Un ejemplo de esto es la cebolla, que no se debe sembrar cerca a otras plantas.

Por supuesto, un cultivo así como un jardín, requiere cariño y cuidado diario, pero una vez empieces con el tuyo, va a ser un tiempo de relajación y diversión.

Estos cuidados incluyen riego, fertilización, control de arvenses, podas, control de plagas, entre otras. Aunque suena muy complejo, se hace muy simple cuando se tiene la información y ayuda, y en nuestro articulo sobre el cuidado del cultivo encontraras todos los detalles.

Ante todo nuestra invitación es a que empieces algún tipo de cultivo, así sea tan solo una planta, o germinados de diferentes semillas, irás entendiendo poco a poco la dinámica y con seguridad querrás expandir rápidamente tu “cultivo”. Es preferible empezar con algo pequeño que poco a poco se va ampliando, que tratar de abarcar un gran cultivo pero desistir en el intento.

Sabemos que ahora tienes muchas preguntas y estamos dispuestos a ayudarte. Escribe tus comentarios e inquietudes abajo, y si te gusto esta información, no dudes compartirlo a tus amigos!