PLÁNTULAS, UNA VICTORIA TEMPRANA PARA TU CULTIVO

Por: Sara Caicedo.

Si has intentado mantener tu huerta produciendo continuamente, pero te sientes frustrado porque no lo has logrado fácilmente a partir de siembra por semillas, este blog es para ti.

Las dificultades que se nos presentan cuando hacemos nuestros propios semilleros

Las plantas se propagan por dos métodos: sexual (a partir de semilla) y/o asexual (a partir de partes de la planta). Probablemente has hecho el ejercicio de hacer semilleros, pero no has tenido mucho éxito? Cuáles pueden ser las razones? Falta o exceso de agua, semillas que no germinaron, el sustrato usado, falta o exceso de luz, entre otras tantas. Las semillas al germinar necesitan condiciones particulares que a menudo no tenemos la capacidad de proveer para ellas, porque estamos muy ocupados o no tenemos el conocimiento. Germinan a los 21 grados centígrados en la oscuridad, deben encontrar luz al despertar pero que no sea demasiado fuerte y en la medida en que van creciendo, debemos proveerles agua pero si les ponemos demasiada pueden morir. Es un arte lograr que los semilleros prosperen.

IMG_8470

¿Qué son las plántulas?

En nuestra experiencia de varios años hemos descubierto que una manera de obtener resultados rápidos en nuestro cultivo es hacerlo a través de plántulas.

La plántula es la planta en sus primeros estadíos de desarrollo, desde que germina hasta que se desarrollan las primeras hojas verdaderas . Es una plantita joven que puede tener dependiendo de la variedad unas 6 semanas y ya puede ser trasplantada a nuestro huerto. Al germinar la planta, lo primero que veremos son unas hojas de un diseño sencillo que puede ser un corazón o un óvalo (se llaman hojas falsas), en este punto es difícil reconocer a la planta porque muchas variedades comparten este mismo diseño al inicio de su vida. Posteriormente, salen las hojas verdaderas que ya tienen su apariencia definitiva, esta etapa es la que se conoce como plántula.

IMG_7254

¿Qué ventajas tiene sembrar a partir de plántulas?

Cuando partimos de plántula garantizamos que ya hemos pasado la etapa más delicada en el desarrollo de las plantas, podemos ver cómo va a quedar nuestro huerto (lo cual nos permite hacer diseños más complejos) y nos hemos ahorrado unas 6 semanas de tiempo. Si al sembrar de semilla te demoras de 90 a 100 días en cosechar una lechuga, al hacerlo a partir de plántulas, estarás preparando tu ensalada en 60 días.

Se puede conseguir una amplia variedad de plántulas: más de 10 tipos de lechugas, hortalizas asiáticas como la mitzuna y la tatsoi, el bokchoi, la colchina, acelga, brócoli, kale, coliflor, apio, espinaca, calabacín, tomates, cebollas, rábano, cilantro, perejil, frutales, hierbas aromáticas, entre otras. Te imaginas tu huerto con todas estas opciones?

¿Cómo debemos cuidarlas?

Una vez las compramos a un productor local, debemos mantenerlas hidratadas (pero no demasiado), con luz indirecta, en un lugar fresco. Debemos sembrarlas en menos de 4 días o pueden estresarse y no llegar a desarrollarse bien en su etapa adulta.

IMG_0008

Antes de sembrarlas riega el terreno, verifica que el agua haya penetrado lo suficiente, al menos unos 10 cm, de lo contrario es superficial y no tendrán agua. No recomendamos regar las plántulas inmediatamente después de sembradas, es mejor regar el terreno antes.

Siémbralas en la tarde (tipo 5pm), o el trasplante será muy duro para ellas por el efecto del sol (se marchitan). A esta hora tienen el resto de tarde, la noche y las primeras horas de la mañana para adaptarse a su nueva morada.

Siembra teniendo en cuenta alturas, distancias, haz previamente un diseño de tu huerto para garantizar que tengan el espacio necesario y no se hagan sombra entre ellas. Las lechugas se siembran a una cuarta (mano estirada) de distancia, pero los tomates se siembran al menos a 40 cm y debes tener en cuenta que en su etapa adulta pueden alcanzar al menos unos 70 cm de altura y podrían hacerle sombra a sus vecinas, verifica el movimiento del sol en tu huerto. Para más consejos sobre cómo empezar tu huerto en casa consulta este artículo o participa en nuestros cursos de agricultura urbana.

IMG_7239

Las plántulas son como un bebé, requieren mucho cuidado al principio. Si las ves un poco marchitas pero estás seguro que están bien de riego, no te preocupes, es normal en los primeros días. A los 5 días puedes ver que la planta comienza a generar nuevas hojas, vas por buen camino!

Riega tus plántulas después de las 5pm o muy temprano en la mañana (antes de las 7am), si usas una manguera, procura no dirigirla hacia las plantas sino hacia el sustrato (terreno), para no lastimarlas. Si ves que el terreno está muy seco por el sol picante puedes regar en el día pero nunca sobre la plántula, sino sobre la tierra (sustrato).

Consejos prácticos

Haz previamente un diseño de tu huerto y no compres más plántulas de las necesarias, porque después estarás sembrando muchas en poco espacio.

Revisa que no haya varias plántulas en un solo alvéolo (huequito de la bandeja germinadora). Los productores a menudo para no perder espacio en los semilleros ponen varias semillas en cada alvéolo para garantizar que alguna germine y puede suceder que germinen en cada uno hasta 4. Debes mojar las raíces y separarlas con cuidado. Esto requiere experiencia. Si las dejas sin separar lo que sucede es que ninguna se desarrollará bien porque competirán por el espacio y los nutrientes.

IMG_7242

Revisa que no se les haya pasado su tiempo de semillero (6 semanas) y que posiblemente ya no sean las mejores para la siembra. Esto cómo puedes detectarlo? No deben tener flores (si fueran plántulas de tomate), porque posiblemente han superado las 6 semanas y al no tener las condiciones óptimas para su desarrollo, la planta ha procedido a generar flor y fruto (semilla) para poder perpetuar su especie y extinguirse. No deben ser demasiado alargadas (como en el caso de las lechugas) porque puede ser que ya tienen más de las 6 semanas y están estresadas buscando el sol directo. Si quieres saber más sobre los cuidados que debes tener en tu cultivo, consulta este artículo.

Milagros Urbanos ofrece el servicio de entrega de una amplia variedad de plántulas a domicilio en la ciudad de Bogotá. Comunícate con nosotros al 315-3436865, o escríbenos a milagros.urbanos@gmail.com

Te deseo la mejor de las suertes en tu cultivo y espero que este blog haya sido de ayuda.

 

 

Fresas… Alimento Milagroso!

Por: Felipe Londoño

Queremos dedicar esta entrega del blog al estudio de la fresa, su historia, sus propiedades y los cuidados que requiere para su buen desarrollo, como parte de nuestra campaña para que valoremos más los alimentos que consumimos. Las fresas se pueden cultivar en una matera y se pueden tener en el balcón de nuestro apartamento, tener una planta en casa es una buena idea para motivar a los niños a que consuman frutas.

De dónde vienen las fresas?

“Durante siglos las fresas han sido las frutas blandas más apreciadas. Un catador del siglo XVI, tras probar su primera fresa, expresó: seguramente Dios podía haber creado bayas más deliciosas que éstas, pero no me cabe duda de que no lo ha hecho”*

Son originarias de Europa y América. Las fresas son de la familia de las bayas y frutas del bosque, que desde la época del Imperio Romano fueron trasplantadas a huertos y jardines. En el siglo XIV fueron muy populares en Francia y 100 años después en Inglaterra apareció por primera vez la famosa receta con crema en un banquete dado por el cardenal Wolsey en 1509.

Las fresas que hoy consumimos fueron desarrolladas en el siglo XIX a partir de pequeñas bayas silvestres provenientes de Virginia, cruzadas con una variedad de color amarillo más grande proveniente de Chile, que el capitán francés Frézier introdujo en Gran Bretaña en 1712. (Gran Enciclopedia de la Fruta. Lorenz Books 1998)

Cómo cultivarlas y qué cuidados necesitan?

Las plantas de fresas se dan en climas templados y fríos (1.300-2.500 m. sobre el nivel del mar), como por ejemplo Bogotá y los alrededores. Las altas temperaturas incrementan su crecimiento vegetativo, disminuyendo la producción de frutos; las bajas temperaturas favorecen la floración y fructificación (temperatura óptima 14° C.). Si se van a sembrar en recipientes, estos deben tener una profundidad de 20 cm aproximadamente y un diámetro mínimo de 10 cm, con buen drenaje (unos 3 ó 4 hoyos en la base) para evitar la proliferación de hongos.

img_0990

Se pueden sembrar verticalmente en contenedores también llamados tubulares ya que la planta no es tan grande, ahorrando de esta manera espacio. Se reproducen por estolones pero sólo de plantas madre. A las plantas hijas no se les pueden extraer estolones por lo cual no son perennes y pueden durar hasta 3 años. Los estolones son tallos de la planta que al entrar en contacto con el suelo emiten raíces y forman nuevas plantas. La fresa también se puede propagar por semilla, aunque lo más común es el estolón.

img_1008

Es divertido cultivar fresas, pero requiere cuidado. Sigue estos pasos:

  1. Regar con agua fresca fría a primera hora de la mañana todos los días (aunque debes revisar si la tierra está húmeda porque ha llovido). No humedecer en exceso la tierra para evitar daños por Botrytis (hongos)
  2. Mantener en un sitio aireado y con luz solar preferiblemente para que el fruto tenga el mejor sabor textura y color.
  3. Cuando las fresas estén maduras hay que cosechar y no permitir que se descompongan en la planta. Esto garantiza que la planta vuelva a producir fruto
  4. Al momento de cosechar, se debe retirar solo el fruto y no la ramita de donde está sujeto de lo contrario se lastima la planta. Al cabo de 2 días (este tiempo puede variar dependiendo de las condiciones de la planta) la ramita se secará y ahora si se debe retirar para que la planta vuelva a dar frutos. Las hojas y ramas secas facilitan el ataque de hongos a la fruta. Por lo anterior se deben retirar.
  5. La tierra se debe abonar para fortalecer sus raíces con abonos orgánicos caseros, como por ejemplo cáscaras de huevo trituradas o compostaje, preferiblemente cada 15 días.

img_1017

El cultivo sufre ataques de plagas como los nemátodos (gusanos), pulgones, caracoles y babosas. El compuesto de ajo y ají es ideal para repelerlos. Lo mejor es estar revisando continuamente la planta y que cuente con las condiciones ideales de luz, riego y fertilización para su desarrollo. Las fresas también son muy apetecidas por los pájaros, a quienes puedes mantener alejados de tu cultivo mediante banderines con cintas plateadas o CDs que se mueven porque les molesta el brillo.

Otro consejo que les damos es no permitir que las fresas estén en contacto con el suelo ya que podrían sean devoradas por las babosas, los nemátodos o las larvas de algunos insectos como la típula más conocida como mosquito gigante.

Por qué debo consumir fresas regularmente?

Las fresas son ricas en vitaminas B, E (antioxidante natural) y C, y contienen considerables cantidades de potasio, hierro y fibras. La vitamina B es necesaria para la creación de glóbulos rojos. La vitamina C es necesaria para la síntesis del colágeno componente estructural de los vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y huesos, por lo que se usa cosméticamente como remedio para evitar las arrugas y eliminar manchas de piel (las hojas machacadas). Desempeña un papel importante en la síntesis del neurotransmisor norepinefrina, indispensable para el funcionamiento del cerebro y del que se sabe que afecta al humor. (Fuente: http://www.nutri-facts.org/content/nutrifacts/es_ES/nutrients/vitamins/c/health-functions.html)

img_1015

La fresa tiene actividad antiviral y anticancerosa. Es el alimento preferido de quienes tienen las menores probabilidades de contraer cualquier tipo de cáncer. (Fuente: Los alimentos: medicina milagrosa. Jean Carper Editorial Amat, S.L., 2013

Se emplea como planta medicinal con propiedades diuréticas y antirreumáticas.

Son famosas las fresas con crema de leche o con chocolate, también un poco de vinagre balsámico o pimienta aunque parezca extraño, pueden mejorar su sabor.

Fuentes:

Foto de la Portada: Mejorar con salud, disponible en [https://mejorconsalud.com/7-increibles-beneficios-de-las-fresas-para-el-cuidado-de-la-piel/]

Cuatro enseñanzas de la agricultura para nuestra vida

Por: Felipe Londoño Henao.

La agricultura es simple aún si sus resultados son inciertos. Tomamos una semilla de la planta y la sembramos en un terreno abonado, la cuidamos y alimentamos durante su crecimiento y entonces obtendremos frutos de lo que sembramos. Si hacemos esto podremos ser llamados agricultores. No interesa cuán grande sea nuestro cultivo, aun si sólo estamos sembrando una semilla de fríjol en un vaso con un algodón como lo hacíamos en el colegio, estamos siendo agricultores.

Los resultados muchas veces dependen de circunstancias que están fuera de nuestro control como por ejemplo el clima, los animales que ven en nuestro cultivo la fuente de su alimento o las condiciones del terreno que escapan a nuestro entendimiento porque no somos científicos.

Pero aun así, si hacemos lo básico bien y somos constantes en nuestra labor, hay grandes posibilidades de que obtengamos fruto de lo que sembremos, quizás no al 100%, pero si lo que suple nuestra necesidad si lo hemos hecho con este objetivo.

Y entonces, ésto tan sencillo qué aplicación tiene para mi diario vivir?

  1. Cosecho lo que siembro. Es una expresión que todos conocemos y usamos. Siembro amor y cosecho amor, siembro odio y cosecho odio, siembro confianza y cosecho confianza, siembro desconfianza y cosecho desconfianza. Pero a veces como en la agricultura el resultado nos sorprende. En ese caso debo aceptar que algo falló como por ejemplo que el terreno no estaba abonado, preparado o que lo que sembré no lo cuidé suficientemente, o que algo o alguien lo destruyó. O que gracias a Dios que hace su voluntad cuando El quiere, sembré rencor y coseché amor!…Recordemos que no todas las variables están sujetas a nuestra voluntad y la voluntad de Dios es una de ellas. Sin embargo, es un principio universal que la calidad de la cosecha depende de la calidad de la siembra. Reflexiona qué es lo que estás sembrando en tus relaciones personales en tu trabajo y en tu vida.
  2. El que abundantemente siembra, abundantemente cosecha. Al igual que en agricultura, si nuestro objetivo de siembra es suplir nuestras necesidades alimenticias, debo sembrar con la abundancia suficiente para cumplir con este propósito. En los negocios debo trabajar lo suficiente para suplir mis necesidades y yo soy quien determino mis necesidades. Si quiero engordarme a punto de comer y comer, debo sembrar mucho y por tanto trabajar mucho para mantener ese cultivo productivo. Así mismo si quiero tener muchas cosas, viajes, casas, tener y tener…debo trabajar mucho para suplir esas necesidades, pero debo entender que todo tiene un costo y que el tiempo es un recurso escaso. El principio aplicado a nuestras relaciones indica que si dedicamos tiempo a fortalecernos espiritualmente, compartir con nuestra familia, nuestros amigos y las personas necesitadas también tendremos una abundante cosecha de bienestar.
  3.  La semilla debe caer en un buen terreno para que dé fruto: En artículos anteriores les hemos hablado de esto, de cómo debemos preparar el terreno para tener una buena cosecha. En nuestra vida, a menudo ponemos nuestra semilla en un terreno que no es el ideal y por esto nuestros esfuerzos no rinden fruto. Debemos siempre preparar el terreno en donde vamos a sembrar (si quieres ser amigo de alguien debes preparar las condiciones ideales para serlo). Piénsalo…sé selectivo en las obras que emprendes y con quién compartes tu tiempo y tus recursos.
  1. Renovarse: Los terrenos se agotan, pierden sus minerales y nutrientes, es necesario renovarlos, abonarlos, enriquecerlos. En tu vida o la mía pasa lo mismo. Debemos aprender nuevas destrezas, nuevas habilidades y dejar otras atrás. Las plantas se desprenden de partes que fueron importantes en algún momento de su desarrollo pero que ya no son necesarias, eso es lo que conocemos como la poda. Es como un cohete que al despegar necesita de grandes motores, tanques de combustible, mecanismos, que fueron necesarios para su despegue pero que a medida que se eleva, va dejando atrás y va soltando para continuar su camino porque con ellos no podría avanzar. Tenemos un espíritu que nos habita, que nos guía, nos conduce por el camino y evita que nos perdamos, que nos suministra en cada momento de la vida lo que necesitamos y también desecha lo que nos pesa, lo que no nos permite avanzar y llegar a donde estamos destinados a llegar. Al igual que el piloto del cohete que es quien realmente sabe a dónde quiere dirigir el cohete y la misión que tiene y toma decisiones de acuerdo a su plan, así mismo Dios conoce qué plan tiene para nosotros y toma decisiones para cumplir ese plan, aún si a veces son dolorosas para nosotros. Pero hay una buena noticia: los planes de Dios son buenos, porque son planes de amor. Ese es el Dios en el que debemos creer y confiar. El mismo que hace crecer nuestro cultivo y nos proporciona una ensalada deliciosa en nuestra mesa aunque no entendamos realmente cómo creció cada plantulita, célula por célula, lucha tras lucha, victoria tras victoria, hasta llegar a ser esa hermosa hortaliza que está ante nuestros ojos como una bendición de Dios…

Esperamos que estas enseñanzas sean un buen motivo de reflexión y sabiduría para el camino. 

GERMINADOS: Cultiva muchos nutrientes en poco espacio.

Por: Lina Fierro.

Cultivar en la ciudad parece no ser posible para todos, pero la misión de Milagros Urbanos es enseñarte a hacerlo fácil y a tu medida, así sea miniatura. Obtener germinados puede convertir a cualquier persona en un cultivador casero! No sólo es muy fácil y económico, sino que además tiene un contenido nutricional único y una variedad de sabores para todos los gustos.

Cuando hablan de ellos, los hacen parecer una novedad, pero en realidad como todos los súper alimentos de hoy en día, fueron descubiertos hace muchas generaciones.

Seguramente has comido raíces chinas! Pues son más que raíces, son el brote completo de las semillas de fríjol mungo.

Partamos de algunos principios básicos: Toda semilla germina para ser una planta. Dentro de la semilla hay un embrión de la planta, muy parecido a los animales. Este embrión contiene raíz y hojas sin desarrollar. Lo que lo rodea son los cotiledones, que contienen el alimento de la semilla hasta que es capaz de hacer fotosíntesis. Durante las primeras semanas de germinación o nacimiento de la planta, ésta tiene muchos cambios de composición y es lo que la hace al mismo tiempo de unas cualidades nutricionales únicas.

¿Qué tienen de especial?

Toda semilla está en un estado latente, esperando las condiciones de temperatura, humedad y oxígeno adecuadas para activarse. En ese momento, comienzan una serie de transformaciones químicas en el interior de la planta.

  • Las proteínas se descomponen en aminoácidos
  • Las grasas se rompen en ácidos grasos
  • El almidón en azúcares más simples.
  • Aumenta en 4 a 10 veces su contenido de vitaminas y minerales.
  • En la mayoría de los casos, se forma la clorofila, que por su parecido con la hemoglobina ayuda a la limpieza y desintoxicación de la sangre y tejidos.
  • Producen fitohormonas que son regenerativas y reconstructivas en nuestro organismo.

Para traducirlo en beneficios, la planta en este estado es entonces un alimento excepcional, liviano de digerir y con gran contenido nutricional altamente asimilable por el organismo. Su consumo frecuente evita el envejecimiento prematuro y el cáncer porque combate los radicales libres, facilita la digestión y el funcionamiento de la flora intestinal, refuerza las defensas, revitaliza y da energía, favorece la desintoxicación de la sangre y tejidos. Es por todo esto que resulta un complemento importante en la dieta vegetariana.

¿Qué germinados se consumen?

Hay dos tipos de germinados: Los frescos, y los de tierra.

Los germinados frescos o brotes: son semillas que tan solo han brotado en agua, y tienen sus primeras hojas “falsas” y su raíz. Entre éstos son muy populares los germinados de legumbres por su alto contenido en aminoácidos, como lo son los de lenteja, lenteja roja, soya, fríjol mungo, garbanzo, habas, arvejas. Entre otras plantas están cereales, plantas oleaginosas y verduras, con diversos sabores y propiedades nutricionales, como la alfalfa, fenogreco, trigo, cebada, avena, maíz, arroz, rúgula, hinojo, rábano, brócoli, remolacha roja perejil, orégano, quínoa, chía, mostaza, ajonjolí, almendras, maní.

Los germinados de tierra: son semillas que se siembran en suelo en un semillero, hasta que tienen las primeras cuatro hojitas, y luego se cortan para comer frescas. Entre los más conocidos están la albahaca, pasto de trigo (o “Wheatgrass”), berro de agua, col rosada, canola y girasol.

Si quieres saber un poco sobre las propiedades de cada uno, te recomiendo este artículo: Propiedades de los germinados.

Quiero empezar mi mini cultivo!

Perfecto. No vas a creer lo fáciles que son de cultivar. No necesitan luz, no les afecta la sequía, ni los atacan los insectos. Lo puedes hacer en el interior de tu casa y tan sólo necesitas un recipiente de vidrio con una tela porosa para taparlo, o puedes reutilizar los recipientes de icopor y plástico para los domicilios que tanto duele botar a la basura. Hemos venido usando estos últimos varios años y nos funcionan muy bien. Es muy importante que te asegures de que tus semillas no contengan pesticidas u otras sustancias toxicas dañinas, y de su carácter no transgénico

Disfruta de seguir estos pasos para crecer las típicas raíces chinas. Todas los demás brotes, salvo algunas excepciones, tienen el mismo procedimiento.

  1. Las semillas de fríjol mungo puedes conseguirlas convencionales en grandes superficies como el Supermercado La 14 que queda cerca de Paloquemao (Bogotá) por alrededor de COL$3000 la libra, u orgánicas por COL$10,000 aproximadamente, en tiendas y mercados especializados como Clorofila, Bioplaza, Balú y las demás mencionadas en estos artículos: Sostenible y Local y ¿Quién me garantiza que lo que como es orgánico?.
  2. Toma un recipiente de icopor de los que tienen tapa, como en la foto, y pon una cucharada de granos en su interior

IMG_7195

  1. Con una cantidad tres veces superior de agua al clima preferiblemente filtrada, remoja las semillas. Las que floten puedes desecharlas, ya que regularmente no germinan. Las demás, las dejas cubiertas durante 8 horas para que se hidraten y se active su germinación. (Este paso es el que más varia en diferentes semillas. Para las lentejas, brócoli, apio, alfalfa o garbanzos, deben ser unas 12 horas de remojo).IMG_7196
  2. Luego las enjuagas y escurres bien. Procura que quede la menor cantidad de agua posible. Te recomiendo ponerlas en un lugar oscuro y cálido, eso favorecerá la germinación de la gran mayoría de las semillas.
  3. Después de unas 5 o 6 horas las vuelves a regar y escurrir enseguida.
  4. Repites el último paso 2 o 3 veces al día durante 1 semana y tus germinados llegarán a los 3 ó 4 centímetros y tendrán tan solo dos hojas. (Para las diferentes semillas, el tiempo varía, pero esta medida te ayudará a reconocer su tiempo de cosecha.)
  5. Las cortezas o cáscaras de las semillas que se ha desprendido flotarán cada vez que remojes. Te recomiendo irlas retirando, pues no tienen ningún valor nutricional y son difíciles de digerir.
  6. Luego, puedes ponerlas a la luz indirecta del sol, siempre humedecidas, durante unas 2 horas y se formará la clorofila y la mayor cantidad de vitamina C.
  7. Tus raíces chinas están listas para comer! También puedes guardarlas en la nevera cerca de una semana más.

IMG_7210

Para los germinados en tierra, el proceso tiene algunos pasos adicionales, pero es muy divertido. En estos tutoriales en video podrás ver como hacerlo con semillas de girasol  y con trigo. Ambos germinados tienen excelentes propiedades nutricionales, así que también te animo a intentarlo.

Si esto ya te parece muy sencillo, quiero contarte que hay recipientes diseñados para realizarlo, con los que no tienes que estar escurriendo, y algunos incluso tienen temperatura y riego automático! Se llaman germinadores. Aunque no se consiguen directamente en Colombia, puedes ver este par de marcas: BioSnacky e EasyGreen, y hasta podrías conseguir o construir algo similar. Lo más parecido que he encontrado por estas tierras son unos como el de la foto, en Mercado Libre, aunque sigo prefiriendo la reutilización de materiales. Nos encantaría que dejes en los comentarios cualquier idea que encuentres o te inventes!

Como última opción esta siempre la posibilidad de comprarlos listos, pero te recomendamos buscar siempre productores que conozcas, cadenas de comercialización directas o tiendas orgánicas. Orgánicos Lajari es un proveedor exclusivamente de germinados en Colombia y venden directamente online. Si conoces otro, no dudes en compartirlo.

¿Cómo puedo consumirlos?

Entre más crudos, conservarán más propiedades. Por esto te recomendamos comerlos en ensaladas, sanduches, wraps y batidos. También puedes ponerlo como un aderezo multivitamínico en sopas, arroces y guisos, siempre al final para no dejarlos cocinar. Deja volar tu imaginación y date la oportunidad de sentir la variedad de sabores de los germinados.

IMG_7211

Como ves, tienes en tus manos la posibilidad de sembrar sin excusas, obteniendo en cuestión de días una cosecha orgánica, nutritiva, local, económica, fresca, versátil y ecológica!

 

Estamos ansiosos de escuchar tu experiencia. Escríbenos en los comentarios a milagrosurbanos@gmail.com

No dejes de ver:

RawFoods-LivingFoods.com

OrganicAuthority.com

http://products.mercola.com/sprouting-seeds/

 

 

COMO CONSEGUIR Y CONSERVAR SEMILLAS?

Por: Lina Fierro

La vida es un milagro. Aunque la ciencia y la razón buscaran desesperadamente desmentirlo, siempre sabremos que QUIEN esta detrás de su creación es innegable. La germinación de una semilla es tal vez la forma mas evidente de este milagro, cómo una tan diminuta como la de la mostaza puede llegar a ser tan grande y frondosa. Y no sólo ser de alimento para nosotros y otros animales, sino su refugio, nuestra fuente de oxígeno y nuestro vínculo más directo con la tierra.

Una semilla es el fruto de la polinización, la unión de las células femeninas de una planta con las masculinas, en una flor. La existencia misma de esta flor es un homenaje al fenómeno de vida. Dentro de cada semilla está todo lo que una planta necesita para desarrollarse en un principio: Las primeras hojas, el inicio de la raíz y el primer alimento.  El fruto es creado sólo para proteger estas semillas e incitar su germinación!

Es en esto que Milagros Urbanos se ha inspirado, al ver cómo Dios multiplica una semilla en cientos.

IMG_0314 IMG_0190

 

¿Dónde conseguirlas?

Parece una pregunta simple, pero la verdad es que es todo un reto conseguir semillas de alta calidad. En tiendas de jardinería o grandes superficies es casi seguro que encontrarás algunas, no mucha variedad pero suficiente para empezar tu jardín. De otro lado, si quieres ensayar algo que te recuerda posiblemente a los experimentos del colegio, puedes sembrar leguminosas de las que compras para tu propio consumo en un supermercado, como fríjoles, lentejas, garbanzos, procura que sean nacionales porque a algunos granos importados les hacen un tratamiento que impide que germinen. Estas plantas crecen muy bien en Bogotá.

IMG_9074

En Colombia hay marcas muy conocidas de semillas como Impulsemillas y Anasac, que consideramos aceptables para sembrar. Y ¿Por qué digo esto? Porque contienen fungicidas y bactericidas químicos que las protegen de infecciones durante su almacenamiento. Realmente no se sabe si la planta tenga alguna traza significativa de estos venenos una vez crece, pero lo ideal sería por supuesto que estas semillas fueran orgánicas. Y este es nuestro reto principal.

Por otro lado la variedad que se consigue de cada tipo de hortaliza y aromática es muy reducida en estos lugares y pese a todos los químicos que les aplican, en general han pasado mucho tiempo en el estante y la efectividad con la que germinan no es la misma.

Por último, nos están invadiendo los transgénicos y parece no haber escapatoria, sin embargo en este link les dejo una lista de marcas que están afiliadas a Monsanto, la empresa creadora y poseedora de la mayoría de las semillas transgénicas del mundo. Así podrán evitarlas: Marcas de Semillas de Monsanto

Semillas de paquete.

Desafortunadamente, es difícil conseguir semillas orgánicas para comprar en Bogotá y sus alrededores. En la sección de jardinería de Homecenter encontramos algunas semillas orgánicas de marca Anasac. Sin embargo estamos en busca de opciones en otras ciudades, como Coas Colombia en Antioquia. ¿Conoces alguna? Haz tu aporte en los comentarios!

Tan difícil es conseguirlas que bajo las normas de certificación de cultivos orgánicos, se les permite a los productores usar semillas no orgánicas mientras no sean tratadas con los químicos mencionados anteriormente.

Una opción bastante divertida y comunitaria es buscar los coleccionistas de semillas, que son personas e instituciones que se han dedicado a conservar semillas de variedades nativas y están dispuestas a compartirlas y hacer trueques. El Jardín Botánico de Bogotá ha dispuesto un espacio para esta conservación y para el encuentro de personas que están en este movimiento.

IMG_7428

La mejor y más segura forma de obtener semillas orgánicas es haciéndolo tu mismo! Es mas fácil de lo que parece. Sigue leyendo y te daré principios básicos para lograrlo.

Semillas propias.

¡Te invitamos a hacer tu propio banco de semillas! Mucha gente lo viene haciendo en países de Europa y Estados Unidos. Las razones son muchas, y te dejo algunas para que las medites.

  1. La variedad de alimentos que consumimos es cada vez más reducida. De las miles de especies comestibles, el 90% de la alimentación mundial se conforma de 9 solamente. Basta con ver la experiencia de los Estados Unidos, que han perdido en tan solo un siglo el 80% de sus variedades vegetales locales. Entre menos variedad en nuestro plato, menos completa nuestra nutrición. Y si ampliamos un poco la perspectiva, la disminución de la biodiversidad tan acelerada implica que en unas décadas perderemos nuestra comida vegetal autóctona, medicinal y deliciosa, a no ser que construyamos bancos de semillas.
  2. Los alimentos están siendo monopolizados. La comida es el futuro petróleo, y es por eso que el 75% de las semillas están en manos de 4 empresas: Monsanto, DuPont, Syngenta, y Group Limagran. La estrategia consiste en “mejorar” genéticamente todas las semillas consumidas frecuentemente, para poder patentarlas. Con la desaparición de la gran variedad de especies comestibles, estamos en un peligro inminente de no tener acceso libre a la comida. En otras palabras, si conservamos semillas locales, retomamos la soberanía alimentaria e independencia de las grandes corporaciones.
  3. El poder de cultivar tu comida en medio de una crisis alimentaria. Esta más que anunciada. La tierra está exhausta de nuestra explotación y su capacidad para producir comida para todos es cada vez más reducida. Los que sepan cultivar y aprovechar los espacios en la ciudad y fuera de ella, serán los que mejor la afronten.
  4. Solo así aseguras que tus semillas son orgánicas. Obtendrás semillas de tu propio cultivo orgánico, así que conocerás exactamente las condiciones del cultivo y decidirás cómo vas a conservarlas.
  5. Puedes elegir lo mejor de tu cosecha para propagar. Con una selección de lo mas sabroso y vigoroso, tienes altas probabilidades de que eso obtendrás de la siembra de tus semillas en un futuro. Y si además son semillas locales, éstas estarán adaptadas a las condiciones de donde vives.
  6. Te ahorras dinero. Tal vez ahora no será tanto lo que cuestan las semillas, a comparación de su valor en el mercado cuando ya no se consigan de otra manera. Basta ver como los agricultores de nuestro país se están viendo forzados a comprar semillas certificadas por las corporaciones, gracias al TLC que entró en vigor en el año 2012 . Te invitamos a leer un poco más en http://www.leyesdesemillas.com/colombia/comercio-de-semillas/

¿Cómo obtenerlas?

Es aconsejable destinar un área lo más aislada en tu jardín a la producción de semillas. Eliges unas pocas plantas representativas de cada una de las especies que quieras, es decir, que tengan las mejores características. El aislamiento puedes hacerlo con una malla contra insectos, para impedir la polinización cruzada con otras variedades de la misma especie (es decir por ejemplo dos especies de tomate).

El cuidado de estas plantas es de vital importancia, porque de eso depende la calidad de la semilla también. Encárgate de que crezcan vigorosas y sanas, realizando los manejos de cultivo necesarios y aportando una fertilización completa. Deja suficiente perímetro para que cada una crezca en su máxima expresión.

 

IMG_0187

Por otro lado debes favorecer la cosecha focalizando la energía de la planta. Quita los arvenses, poda los chupones, corta las cabezas de hortalizas como la lechuga y el repollo, aporca (especialmente en cebolla, zanahoria, lechuga y repollo), se más riguroso con el riego en la época de floración.

Finalmente, seleccionas los plantas mas lindas y saludables. Ten en cuenta:

  • Que no tengan ninguna sintomatología
  • Cuando se trate de verduras, obtén las semillas de las flores que hayan florecido mas tarde.
  • Si son hortalizas de fruto, fíjate en que las flores sean abundantes y estén fuertes, que los frutos sean limpios y maduren bien.
  • Si son de hoja, ten en cuenta su estructura, firmeza y color cuando ya estén en el tamaño en el que regularmente los comerías o comercializarías.
  • En los bulbo o tubérculos, solo podrás seleccionar las mejores en poscosecha.

IMG_0309

¿Cómo conservarlas?

Es muy simple. Una vez tienes los frutos, extraes manualmente con mucho cuidado las semillas. Las lavas con agua y las dejas sobre papel secante, una malla metálica, o un plástico antiadherente, hasta que ya no tengan humedad. De otra manera, se pudrirán o germinarán. Es mejor en un lugar donde corra el viento pero que no le de el sol directamente. Una vez intentes doblar una y esta se rompa, sabrás que está seca.

Debes guardarlas en un lugar seco, frío, sin luz solar, y a una temperatura lo más estable posible. Puedes tomar bolsitas de papel y etiquetarlas. Aquí te recomiendo poner el nombre del alimento, variedad, clase (si es ecológico o no), fecha y cantidad aproximada de semillas. Luego si quieres, puedes poner los sobres en un frasco de vidrio, con unas pequeñas entradas de aire.

Ten en cuenta que este proceso en cada planta puede ser un poco diferente. Si tienes dudas sobre el aislamiento y almacenamiento de alguna semilla en especial, no dudes en preguntarnos!

¿Cómo sembrarlas?

La forma más tradicional es construir un semillero, tal como se explica en este artículo. Puedes hacerlo usando desde una bandeja de huevos hasta un semillero de alvéolos! Cualquier recipiente sirve siempre y cuando tengas el sustrato adecuado y el cuidado constante, y claro, paciencia para ver el milagro de la vida.

Por otro lado, está muy de moda un método ancestral de siembra: LAS BOMBAS DE SEMILLAS. Es muy simple de hacer, requiere el mínimo de esfuerzo de siembra y es divertido incluso para los niños.

Consiste en una masa de arcilla (preferiblemente volcánica), materia orgánica (Compost o humus por ejemplo), y otros materiales si se quiere, como papel en tiras, algodón o paja para dar forma. Todo debe ser uniforme, fino y humedecido. Luego se añaden las semillas y se forman bolas. Cuando se secan, están listas para literalmente arrojarse en el huerto cuando quieras.

Esto se ha usado incluso para repoblar bosques y suelos degradados, obteniendo muy buenos resultados alterando en lo mínimo el suelo. Así que no esperes más para probarlo en tu jardín y cuéntanos cómo te va!

Tus comentarios, preguntas y aportes son bienvenidos. Gracias por construir conocimiento y consumo sostenible con nosotros.

Te invitamos a compartir este artículo y también a suscribirte en nuestro boletín.

Suscribete a nuestro boletín aqui:

Además visita nuestra página web www.milagrosurbanos.com y encuentra todo lo que necesitas para cultivar en casa, desde cursos hasta herramientas y módulos de siembra exclusivos!!!

 

Video sugerido:

http://elespiritudeltiempo.org/blog/9-70-el-documental-sobre-la-privatizacion-de-las-semillas-en-colombia/